“Soy una persona dialogante y me gusta llegar a acuerdos con todo el mundo”

RAFAEL SIERRA. Candidato Socialista a la Alcaldía
E. BERMEJO

Cómo se ha gestado el cambio de panorama político desde el Ayuntamiento de la capital al de Cabrerizos?
Me gustó la idea. Mi padre y sus hermanos nacieron allí, mi nieta también, y el mejor amigo de mi padre, Fidel Iglesias, también. Ellos dos me enseñaron a querer a Cabrerizos y, cuando el partido me hizo la proposición, lo hablé con la familia y acepté. Estoy superanimado.

Puede parecerle prematuro, pero ¿cuáles serán las líneas básicas de su programa electoral?
La participación, que creo que es lo más importante, porque hay que conocer lo que los vecinos quieren. Que sea un pueblo tranquilo y en el que se vive bien, pero deben ser ellos los que decidan cómo desean que sea el lugar que han elegido para vivir. Yo soy una persona dialogante, me gusta hablar con la gente y llegar a acuerdos con todo el mundo.

Cabrerizos es, tal vez, la más singular de las localidades que rodean a la capital, y no sólo por el río o la vegetación, sino también por cómo se ha desarrollado. A la anterior alcaldesa socialista le pasó factura un ambicioso Plan de Urbanismo que no fue bien visto ni por el número de habitantes previsto, ni por las construcciones en altura. ¿Cuál es su opinión al respecto?
Anteriormente he dicho que me gusta la participación y lo que los vecinos piensan de los que pueden ser temas conflictivos como éste. Yo soy vecino de Cabrerizos y creo que se ha construido un pueblo muy bonito, que no me gustaría que cambiara. Partiendo de esta base, habrá que preguntar a los ciudadanos sin aventurar nada. Lo atractivo de un municipio como éste es que la inmensa mayoría de sus habitantes se ha ido a vivir allí por algo. Y yo no soy quien para defraudarles.

¿Cuáles son las principales necesidades que tiene la localidad?
El agua es una de ellas, y no me entra en la cabeza que no podamos utilizar la tubería que viene de Villagonzalo. En Cabrerizos el agua es caliza y tenemos que andar con descalcificadores, por lo que ésta sería una buena solución. Otra cosa que me preocupa son las comunicaciones con Salamanca, porque tenemos que vivir de cara a ella, no de espaldas. Es un pueblo muy bonito, pero la gente, por estudios o trabajo tiene que venir a la capital y los únicos sitios por donde puede hacerlo son la carretera de Aldealengua y la que entra en Salamanca por Puente Ladrillo. Es imposible venir andando, porque te juegas la vida, y tampoco hay un carril bici. Lo ideal es que se pueda ir y venir tanto en coche, como en bici o paseando.

Abordemos otras cuestiones como el transporte metropolitano, la sanidad o la educación.

Por ese orden. Si el autobús, en lugar de cada media hora pasara cada 20 minutos, sería mejor, sobre todo a las horas punta. Me gusta el transporte público y hay que potenciarlo. Con respecto a asuntos como la sanidad o la educación, me gustaría que todo el que vive en Cabrerizos se empadrone por convencimiento, porque un pueblo con más de 5.000 habitantes tiene más ventajas que los que están por debajo de esa cifra.

Su candidatura ha sido una auténtica sorpresa. Seguro que muchos se preguntan si las cosas están tan mal en el PSOE como para tener que echar mano de un peso pesado.

No soy ningún peso pesado, sino una persona normal y dialogante a la que se le llena la boca cuando habla de Cabrerizos y a la que se le nota el entusiasmo que siente por este pueblo.

Si Rafael Sierra no gana la Alcaldía, ¿será capaz de asumir que desde la oposición también se puede hacer política?
Por supuesto. Llevo tres años y medio en la oposición en el Ayuntamiento de Salamanca y no por ello dejo de decir lo que pienso. Lo único que pretendo es que Salamanca sea una ciudad mejor y así se lo hago saber al alcalde. Hago oposición, pero oposición positiva.

Si echamos un vistazo a la situación de su partido en los otros pueblos que rodean la capital (ya sé que no le gusta la palabra alfoz), salvo en Villamayor no se ve demasiada presencia socialista.

Yo creo que sí la hay, lo que ocurre es que donde hay personas hay conflictos, y me refiero con esta expresión a la manera de pensar de cada uno. Si en el PSOE todos pensáramos lo mismo, sería muy aburrido; tiene que haber matices y a veces discrepancias, porque somos personas. Por lo demás, yo diría que no hay excesivos problemas.

¿Cuál es su opinión sobre la actual alcaldesa, Lourdes Villoria?
Le estoy muy agradecido porque en su anterior mandato me pidió que pronunciara el pregón, siendo socialista. Me pareció un gesto muy bonito por su parte.

Y por último, envíe un mensaje a sus posibles votantes.

Muy sencillo. Si alcanzo la Alcaldía voy a ser un alcalde de consenso, porque me encanta hablar con la gente y quiero que me digan cómo desean que sea su pueblo, ya que si han escogido Cabrerizos para vivir es porque les ha gustado. Pero todo es mejorable y cuento con ellos para que podamos hacer un municipio mejor entre todos.