SOS contra los vándalos

La Policía Nacional lanza una campaña en las redes sociales contra el vandalismo

La Policía Nacional pone en marcha una nueva campaña en las redes sociales, en esta ocasión para concienciar a los ciudadanos de los perjuicios que supone para la vida cotidiana de todos el vandalismo en sus distintas formas y facilitar un canal para la colaboración ciudadana contra los destrozos, la violencia en las calles y los ataques contra bienes, instalaciones, infraestructuras, servicios e instituciones públicas.

La Policía española ya ha realizado diversas campañas informativas, de concienciación y de llamamiento a la participación ciudadana a través de los perfiles y canales de la institución en las principales redes sociales. Esas acciones han obtenido una gran acogida entre los internautas y han permitido desarrollar numerosas actuaciones policiales relevantes, como las tweetredadas contra la droga, y las decenas de detenciones e incautaciones llevadas a cabo o las detenciones de pedófilos por distribución de pornografía infantil.

Concienciación y canal de colaboración contra el vandalismo

Durante los próximos días, los perfiles, páginas y canales que la Policía Nacional tiene en las redes sociales más relevantes (Facebook, Youtube, Tuenti y Twitter) emitirán mensajes, imágenes y un vídeo en el que se destacan los efectos y perjuicios que los actos vandálicos, violencia urbana, sabotajes y los destrozos o daños realizados contra instalaciones, servicios o infraestructuras públicas y espacios comunes suponen para la vida cotidiana de todos, en especial, los sectores más vulnerables de la sociedad.

Además, la Policía ha creado una cuenta de correo específica (antivandalismo@policia.es) para que los ciudadanos puedan -de forma confidencial, al igual que en campañas anteriores- facilitar imágenes, vídeos o información sobre los responsables de acciones delictivas relacionadas con el vandalismo: daños o destrozos a equipamientos o establecimientos en la calle, sabotajes a infraestructuras o servicios de uso común, agresiones o intentos de intimidación a responsables de servicios o atentados a la autoridad.