Sorprendido un conductor de 29 años a 221 kilómetros por hora

Cantaracillo. La Guardia Civil de Tráfico, que realizaba un control de velocidad en la A-50, dio el alto al vehículo Ford Mustang. Marzo. Un novel fue interceptado en esta autovía a 194 kilómetros/hora
E.G.

La Guardia Civil de Tráfico ha detenido a un joven de 29 años de edad que conducía por la autovía, que une Salamanca con Ávila, a 221 kilómetros por hora, según informaron fuentes de la Benemérita.

En concreto, los agentes de la Guardia Civil de Tráfico interceptaron el vehículo mientras realizaban un control de velocidad en el kilómetro 55 de la A-50, a la altura del término municipal de Cantaracillo, al comprobar que un vehículo excedía con creces el límite de velocidad permitida, ya que circulaba a 221 kilómetros por hora, cuando sólo se permite una velocidad máxima de 120 en este tramo.

Por ello, los agentes tras dar el alto al vehículo marca Ford Mustang, procedieron a la detención del conductor, un joven natural de Valencia de 29 años de edad, cuya identidad responde a las iniciales N. M. R., que fue arrestado por un delito contra la seguridad vial por superar los límites de velocidad permitidos.

Sin embargo, ésta no es la primera vez que los agentes de la Guardia Civil de Tráfico sorprenden a algún conductor que circula a gran velocidad por esta autovía. Así, la última vez de la que se tiene conocimiento se produjo hace menos de un mes, concretamente, a finales de marzo, a la altura del término municipal de Rivilla de Barajas, provincia de Ávila. En esta ocasión, el detenido, identificado como J. N. P., de 18 años, vecino de Salamanca, fue interceptado por un radar móvil cuando conducía un Audi A-4 a 194 kilómetros por hora a la altura del kilómetro 35 de la autovía que une Salamanca con Ávila. Además, cabe destacar que este conductor era novel, por lo que no podía conducir a más de 80 kilómetros por hora.

Finalmente, a finales del mes de junio del pasado año, otro conductor novel fue ‘cazado’ a una velocidad de 173 kilómetros por hora en la misma autovía, a su paso por el término municipal de Nava de Sotrobal. Cuando los agentes de la Benemérita le dieron el alto para informarle de que un radar de tráfico le había registrado circulando a una velocidad excesiva, comprobaron que el hombre de 36 años y cuya identidad responde a las iniciales R. M. L., era novel.