Sorprenden a un conductor belga con sustancias de diseño en su furgoneta

En el área de descanso de Fuentes de Oñoro. El detenido, de 31 años, transportaba escondidas 36 dosis de LSD y 280 gramos de anfetaminas
E. G.

Agentes de la Guardia Civil de Fuentes de Oñoro han vuelto a sorprender a otro conductor con sustancias de diseño en el interior de su vehículo. En esta ocasión, el detenido es un joven de nacionalidad belga y de 31 años, según informó el portavoz de la Benemérita.

El arresto se produjo el pasado lunes, en torno a las 23.55 horas, cuando los agentes de la Guardia Civil del puesto de Fuentes de Oñoro se encontraban efectuando un control a la altura del punto kilométrico 352 de la Nacional 620, en un área de descanso. En el lugar, la pareja de la Benemérita identificó al conductor de una furgoneta Mercedes y tras efectuar el correspondiente registro hallaron sustancias de diseño escondidas en la cartera del conductor, así como en el salpicadero y en otros lugares del vehículo.

A la pregunta de los agentes acerca de las sustancias, el sospechoso señaló que eran suyas. En total, los efectivos se incautaron de 36 dosis de LSD y 280 gramos de anfetaminas, por lo que procedieron al arresto de S. L., de nacionalidad belga, acusado de un delito contra la salud pública por tráfico de drogas. El detenido declaró ayer en el Juzgado de Ciudad Rodrigo.

De esta manera, Fuentes de Oñoro se ha convertido en el lugar de paso de diversas sustancias estupefacientes. Sin abandonar el mes de agosto, el día 19, los agentes sorprendieron también por la noche y en la misma área de descanso, a un hombre de 34 años, N. B., de nacionalidad francesa, que escondía en su ropa dos tabletas de hachís, que arrojaron un peso de 150 gramos.

Tan sólo un día antes, en el mismo punto kilométrico de la N-620, la Benemérita arrestó a un ciudadano holandés de 30 años, B. V. M. En este caso, el arrestado portaba en su vehículo 25 pastillas de anfetaminas, dos gramos de quetamina y 39 dosis de LSD. En la misma área de descanso, la Guardia Civil también arrestó en el mes de agosto a un francés y a un portugués por portar LSD, hachís y speed, que transportaban en una maleta, sumando unas cuatrocientas dosis en total. Durante este verano son diversas las sustancias, sobre todo, de diseño, que se están incautando en esta zona fronteriza que separa Portugal y España. Además, la mayoría de los detenidos no son españoles, sino extranjeros que aprovechan los viajes para transportar las sustancias.