Sorprenden a un ciudadano francés con droga, el segundo caso en dos días

Escondida en la ropa. El perro detector halló 150 gramos de hachís
E. G.

De nuevo, los agentes de la Guardia Civil del puesto de Fuentes de Oñoro han vuelto a sorprender a un conductor con droga, un día después de que otro viajero fuera arrestado en el mismo área de descanso de la N-620, según informó el portavoz de la Guardia Civil.

En este segundo caso, la detención se produjo el pasado jueves, en torno a las 23.00 horas, a la altura del kilómetro 352 de la N-620, en un área de descanso, en el término municipal de Fuentes de Oñoro. En el lugar, varios agentes de la Guardia Civil se encontraban realizando un control con un perro detector de droga.

Entre los vehículos detenidos para efectuar la correspondiente inspección se encontraba un turismo en el que viajaba una persona, un hombre de 34 años de edad y cuya identidad responde a las iniciales N. B., de nacionalidad francesa. Durante la inspección, el perro detector señaló la ropa del conductor y tras ser registrada, los agentes hallaron dos tabletas de una sustancia, supuestamente hachís, que arrojó un peso de 150 gramos, por lo que procedieron a su detención por un delito contra la salud pública por tráfico de drogas.

Tan sólo un día antes en el mismo punto kilométrico de la Nacional 620, la Guardia Civil arrestó a un ciudadano holandés de 30 años y de iniciales B. V. M., por un presunto delito contra la salud pública. En este caso, el arrestado portaba en el interior de su vehículo 25 pastillas de anfetaminas, dos gramos de quetamina y 39 dosis de LSD. La intervención de los agentes se produjo en torno a las 9.00 horas en el área de descanso. Los guardias que vigilaban la zona observaron en el lugar un vehículo que les resultó sospechoso, por lo que decidieron realizar una inspección que condujo a la aprehensión de la droga tras cachear a sus ocupantes. El detenido pasó a disposición judicial acusado de un presunto delito de tráfico de estupefacientes.

En el mismo área de descanso de Fuentes de Oñoro, la Guardia Civil también detuvo hace unos días a un francés y un portugués por portar LSD, hachís y speed que llevaban en una maleta, sumando unas cuatrocientas dosis en total.

Por su parte, la Policía Nacional también asestó esta semana un golpe al narcotráfico al detener a un ciudadano marroquí de 25 años y de iniciales A. M. al que le incautaron 98 gramos de hachís, en el momento de la detención, y de otros 4.508,6 gramos en su domicilio, cuya venta al menudeo habría alcanzado en el mercado la cantidad de 21.347 euros. También se le intervinieron 6.659 euros en metálico. La detención se produjo el pasado martes en la calle Olmedo a raíz de una investigación que vinculaba a un grupo de personas de origen marroquí con la venta al menudeo de sustancias.

Tras declarar en el Juzgado de Guardia ingresó en prisión preventiva en el centro penitenciario de Topas.