Soria insiste en el Congreso en que trabaja en la orden ministerial que dictamina el cese de la central

El ministro de Industria, Turismo y Comercio, José Manuel Soria, ha insistido en su comparecencia de esta tarde en el Congreso de los Diputados que su departamento trabaja actualmente en la orden ministerial que dictaminará el cese definitivo de explotación de la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos).



MADRID, 19 (EUROPA PRESS)



Así ha recordado las palabras con las que esta mañana ha respondido sobre esta cuestión al portavoz económico del PNV en la sesión de control al Gobierno en la Cámara Baja, Pedro Azpiazu, y para ello ha apuntado que esta modificación que ha pedido el operador de Garoña, Nuclenor, no ha podido ser concedida por parte del Ministerio de Industria por la imposibilidad de cumplir los plazos previstos en la ley que regula el procedimiento administrativo.

De hecho, ha insistido en que en el momento actual, conforme a lo previsto en el reglamento sobre instalaciones nucleares y radioactivas, y con anterioridad al 6 de julio, el departamento de Industria deberá declarar mediante orden ministerial "lo que se llama jurídicamente como el cese definitivo".

Según ha detallado, la tramitación de esa orden incluye la remisión del expediente para alegaciones, a las tres comunidades implicadas (País Vasco, La Rioja y Castilla y León), un trámite que ya se ha efectuado y asimismo se ha remitido la documentación a los interesados a los efectos de llevar a cabo el trámite de la audiencia.

Sin perjuicio de lo anterior, Soria ha señalado también que el Ministerio está analizando la situación en relación con los aspectos relacionados con la regulación del cese definitivo de explotación de la central nuclear, ya que el cese "se produce por razones distintas a la seguridad nuclear".

UN PROCESO QUE SE INICIÓ EN 2009 CON EL PSOE

En este contexto, Soria ha indicado que el proceso de cierre de la central se inició en 2009 con el anterior Ejecutivo socialista, a quien Nuclenor solicitó una prórroga para poder operar 10 años más de su fecha inicial de cierre, previsto en un principio para 2009.

Según destaca, el Gobierno anterior solicitó un informe al CSN, quien respondió al Ejecutivo que si se hacían determinadas inversiones, la central podría seguir abierta hasta julio de 2019.

"El Gobierno anterior decidió dejarlo sólo en cuatro, aunque cumpliera las condiciones, para que se cerrara en 2013. Vamos a cerrarla en 2013 y, ¿por qué? No se sabe, tal vez por prejuicios, pero yo lo desconozco", ha apostillado.

Con ello, ha añadido que el pasado 16 de mayo el operador de la central solicitó la modificación de la orden ministerial de 2012, por la que se revocaba la fecha del 6 de julio de 2013 como fecha de cese definitivo de la explotación de la central y ahora en este caso pide una prórroga para no cerrar la instalación en julio de 2013.

"Al objeto de que se le conceda un nuevo plazo para que pueda presentar una solicitud de renovación de la autorización por un periodo de un año, esto es lo que plantea Nuclenor, en el que la central se mantendría sin producir energía eléctrica", ha recordado.

CAMBIO EN OTROS PAÍSES SOBRE ENERGÍA NUCLEAR

Por otro lado, ha afirmado tener la impresión de que algunos de los países que hace año y medio reconsideraron su política de energía nuclear a raíz de Fukushima la van a volver a reconsiderar otra vez. Entre esos países cita a Francia, Alemania y también a Japón, donde se produjo el desastre.

"Es una impresión que le traslado y todo eso es compatible con apostar por las energías renovables", ha sentenciado en respuesta a la diputada de ICV, Laia Ortiz.

Así, ha subrayado que por parte del Gobierno no hay ningún cambio sobre este tipo de energía y respeta que por parte de otras formaciones existan prejuicios sobre ella.

"El Gobierno no tiene ningún prejuicio y quiere garantizar que las condiciones de seguridad se cumplan", ha insistido y por ello cree que debe atender a los requerimientos del Consejo de Seguridad Nuclear.

Desde el PP, Antonio Erias ha reiterado que este Ejecutivo apuesta por una energía segura y ha pedido a la portavoz de la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) en la materia, Laia Ortiz, que no acuse de "connivencia con determinadas empresas al CSN".

Ortiz por su parte ha lamentado que Garoña vaya a cerrarse en estas condiciones. "Se ha llevado por delante el prestigio del CSN", ha avisado, a quien dice que el Gobierno le ha dado una semana para tomar una decisión que ya estaba tomada, saltándose los protocolos. Así, ha tachado este episodio de Garoña de "surrealista" y por ello se ha preguntado qué es lo que habrá detrás de la negociación entre Nuclenor y el Gobierno y cuál será el impacto en el resto de reactores españoles ante el cierre de la atómica burgalesa.

Román Ruiz, del PSOE, ha querido saber qué plan alternativo para esa comarca va a diseñar Industria, al cerrar Garoña, mientras que Azpiazu, quien esta mañana le ha cuestionado sobre el cierre de la central en la sesión de control, ha insistido en que la voluntad del Grupo Vasco es que se cierre definitivamente la central.