Sonora protesta por el despido de dos trabajadores del servicio de reprografía de la Usal

Protesta de trabajadores del servicio de reprografía de la Universidad de Salamanca. Foto: Cristian Martín

Cerca de 200 personas protestan por el despido de dos trabajadores del servicio de reprografía. La empres ha prescindido de ellos a pesar de que está obligada a mantener la plantilla. CCOO denuncia amenazas y presiones a los trabajadores.

Cerca de 200 personas se han manifestado este lunes frente al edificio FES de la Universidad de Salamanca para protestar por el despido de dos trabajadores del servicio de reprografía, una contrata que ha sido externalizada por la Usal y que está en manos de una empresa. La concentración ha sacado a la luz los importantes problemas en este servicio que, según los sindicatos, se arrastran desde la llegada de la actual concesionaria al servicio hace algo más de un año y que han derivado en amenazas y presiones, según ha denunciado CCOO.

 

Los hechos se remontan a finales de agosto de 2014 cuando la Usal adjudica el servicio de reprografía a la unión temporal de empresas formada por Alcañiz Fresno's y San Cristóbal Encuadernaciones, dos empresas de Valladolid que se hicieron con el servicio por tres años; el contrato está valorado en más de 2,3 millones de euros.

 

Al asumir el contrato, la UTE llega con la intención, según ha asegurado CCOO, de modificar ilegalmente los contratos a 5 trabajadores de fijos a fijos discontinuos para obtener unos beneficios extra de  unos 20.000 euros a mayores. Según la central sindical, las tensiones comenzaron al no aceptar los trabajadores este plan, momento en el que según CCOO se les comunica "que son  personas no gratas para la empresa, que no las despedía porque no tenía dinero para pagar las indemnizaciones dada su antigüedad y que si no lograba su objetivo tendría que echar a otros trabajadores por su culpa", ha dicho la central en una nota.

 

El pasado junio los sindicatos ya pusieron en conocimiento de la Universidad de Salamanca esta situación, pero la situación no ha variado hasta el punto de que las empresas han decidido despedir a dos trabajadores, representantes sindicales, que llevaban 25 y 15 años en sus puestos; el objetivo, según CCOO, es contratar en su lugar a dos trabajadores discapacitados. Los despidos serían improcedentes y se pide la readmisión.

 

Ante estos despidos, los representantes sindicales han pedido a la Universidad de Salamanca que exija a la UTE que se ciña a las condiciones de la contrata. Según el pliego de condiciones para la adjudicación, la contrata está obligada a mantener la plantilla con sus mismos puestos y condiciones, subrogando los contratos de la anterior concesionaria. Según CCOO, además, no hay razones justificadas para modificar de manera unilateral las condiciones firmadas y perjudicar seriamente el servicio de reprografía que nos consta que en la actualidad estaba funcionando perfectamente y es rentable.