Sólo la mitad de los pacientes con diabetes se toma los fármacos como se los prescribe su médico

Desayuno DiaBalance sobre diabetes

Actualmente se estima que casi la mitad de las personas con diabetes en España no tienen bien controlada su enfermedad, en parte porque solo la mitad de los pacientes se toman los fármacos orales tal y como se los prescribe su médico.

Así lo ha asegurado Josep Franch, del Grupo para el Estudio de la Diabetes en Atención Primaria (GEDAPS) de la Sociedad Catalana de Medicina Familiar i Comunitaria, en el desayuno-coloquio Diabalance 'Retos y Respuestas a la Diabetes, la pandemia del siglo XXI', organizado por Europa Press, donde ha lamentado que esta falta de adherencia al tratamiento de muchos pacientes impida alcanzar un control óptimo de la enfermedad.


En esta falta de cumplimiento de la medicación influyen muchos factores, como falsos mitos o creencias erróneas sobre los tratamientos, asegura Franch, que también reconoce que en este mal control también tienen culpa los médicos.

"Uno de los grandes problemas de este mal control es la inercia de los profesionales sanitarios de seguir haciendo igual las cosas", reconoce este médico de familia, lo que hace que en ocasiones se tarden hasta tres años en modificar o intensificar los tratamientos después de haber percibido un cambio en la enfermedad.

Además, la situación actual de la sanidad española tampoco ayuda, principalmente por la presencia de consultas cada vez más masificadas o por la puesta en marcha de medidas como el nuevo sistema de copago según renta.

En este sentido, Franch ha reconocido que en la diabetes, como en otras patologías, están viendo como hay pacientes que están dejando de ir comprar sus medicamentos, observando diferencias entre lo que se prescribe y lo que realmente se consume.

El presidente de la Federación de Diabéticos Españoles (FEDE), Aureliano Ruiz, ha confirmado esta situación. "Estamos en crisis y la gente lo está pasando mal", ha aseverado.

No obstante, avisa de que el efecto disuasorio que está provocando esta medida "va a salir caro" a las autoridades sanitarias ya que si la enfermedad no se trata correctamente aumenta el riesgo de complicaciones, como la hipoglucemia, ya que "cada episodio cuesta unos 3.000 euros tratarlo y con eso se podrían comprar muchos fármacos".

El director del Instituto de Investigaciones Biomédicas August Pi i Sunyer (IDIBAPS), Ramón Gomís, ha reconocido que muchos de los fármacos que necesitan estos pacientes son baratos pero las autoridades deben prestar atención a aquellas personas más desfavorecidas para las que "no hay copago que valga".

LA DIABETES, LA "GRAN OLVIDADA" DE LA INVESTIGACIÓN

Este experto ha defendido la importancia de seguir trabajando en el desarrollo de nuevos tratamientos para mejorar la calidad de vida de estos pacientes y ha lamentado que la diabetes sea "la gran olvidada" de la investigación internacional. "En casi cien años no hemos sabido cual es la causa de la diabetes infanto-juvenil y, aunque se pensó que la habíamos curado, lo que hemos hecho es cronificarla".

Asimismo, también ha destacado la importancia de incidir en estos pacientes en la necesidad de que, además de la medicación, también introduzca cambios en sus hábitos de vida, tanto en la alimentación como en la actividad física.

"En España la nutrición y el ejercicio físico no forman parte del 'abc' de nuestro día a día", ha lamentado Gomís, quien recomienda formas "muy simples" para estar activos como 30-40 minutos de paseo activo todos los días, lo que resulta "tan beneficioso como realizar ejercicios más complejos".

A ello hay que unir la mejora de los hábitos alimenticios y tener un buen control de lo que se come. En ello juega un papel importante la industria de la alimentación, según ha reconocido José Ramón Pérez, director de DiaBalance, marca desarrollada por Pascual y Esteve para ofrecer soluciones específicas para estos pacientes.

"Debemos ayudar a las personas con diabetes a superar los retos que tienen en su día a día, sobre todo en el caso de la alimentación", según ha defendido, para lo que han desarrollado una gama de 15 alimentos con baja carga glucémica para que "no tengan que renunciar a algo tan placentero como el comer".