Sólo al alcance de las más grandes

HISTORIA PARA HALCÓN AVENIDA. El charro, entre los cuatro aspirantes al título de Rey de Europa
Teresa Sánchez

La gran cita del baloncesto femenino europeo, en la que se reunen buena parte de las mejores jugadoras del mundo, comienza hoy en la lejana ciudad rusa de Ekaterinburg con dos equipos españoles dispuestos a discutir el dominio que en los últimos años ha ejercido el enorme potencial económico del básquet ruso. Sólo los más grandes llegan a esta cita y sólo uno subirá a lo más alto del podio.

Ekaterinburg, Spartak&KMR, Ros Casares y Halcón Avenida son los cuatro equipos elegidos de entre los 24 que iniciaron la competición allá por el mes de octubre y lo han conseguido merced al potencial de unas plantillas que primero superaron con suficiencia la fase de clasificación y después mostraron su solidez en octavos y cuartos de final.

Hablar de un claro favorito en una cita de este tipo es complicado. Se le podría colocar ese cartel a Spartak que llega con cuatro títulos consecutivos a sus espaldas y mantiene un bloque muy sólido liderado por la grandísima Sue Bird, aunque a nadie se le escapa que haber perdido a figuras como Diana Taurasi o Lauren Jackson puede ser clave en una Final Four.

Sin duda el anfitrión merece la consideración de gran aspirante al título. Durante años ha reunido al mejor grupo de jugadoras, auténticas referencias mundiales de este deporte, y durante años ha tropezado en la misma piedra, su gran rival ruso. A la gran plantilla le faltó siempre mostrarse como un gran equipo en el último momento. Este 2011 por fin han conseguido llevarse la cita a su terreno y se le podría aplicar aquello de “ahora o nunca”.

También Ros Casares es un club con el título europeo entre ceja y ceja. La temporada pasada tuvo la oportunidad de conseguirlo en Valencia pero Spartak lo evitó y este año, con una plantilla casi completamente nueva y una experta en estas citas como Hejkovà en el banquillo, vuelve a intentarlo. Su gran problema puede ser depender en demasía de dos o tres jugadoras pero cuenta con otras que, si despiertan en el momento justo, pueden reventar cualquier partido.

De los cuatro aspirantes al título, Halcón Avenida es el más modesto en cuanto a presupuesto pero puede presumir de ser el único que ha comenzado y va a acabar la competición con la misma plantilla. La regularidad con la que ha completado sus partidos europeos, la calidad de su roster, la experiencia que acumulan varias de sus jugadoras y el convencimiento de que si se alcanza la final se puede dar la campanada, son argumentos suficientes para que el plantel charro se sienta con tanto derecho a soñar como cualquier otro.

El sistema de competición obliga a que los equipos del mismo país se tengan que ver las caras en las semifinales de manera que equipos a los que las grandes citas han convertido en grandes rivales se verán las caras a las primeras de cambio. El vigente campeón, Spartak, abrirá fuego frente al anfitrión y gran aspirante, Ekaterinburg a las 15.00 horas de España. Después serán Ros y Avenida los que pugnarán por convertirse en el segundo finalista, 17.15 hora española. Dos partidos para decidir quiénes se miden en el duelo final entre el poderío ruso y el emergente baloncesto español.