Soledad Murillo modera un debate sobre "las leyes del PP dañinas para las mujeres"

La socialista ha moderado esta tarde en la sede del PSOE de Salamanca un coloquio sobre Violencia de Género en el que se han analizado ‘Las políticas del Partido Popular contra las mujeres’.

La sede local del Partido Socialista ha congregado hoy a varias decenas de militantes y seguidores que, bajo la batuta de Soledad Murillo, han analizado las políticas de Partido Popular en materia de igualdad de genero, “aquellas leyes que han sido dañinas para la mujer y no solo las referidas a violencia machista, si no también incidiendo en leyes que no se han aplicado o las que han supuesto una restricción de derechos que estaba reconocidos”. 

 

Según Soledad Murillo, al leer el programa del PP “llama la atención que se plantean dotar de presupuesto la lucha contra la violencia de genero, cuando durante la legislatura han quitado un 26 por ciento del presupuesto que ya existía, y también han restado un 32 por ciento al capítulo de igualdad”.

 

Por otro lado, la que fuera concejal socialista de Ayuntamiento salmantino, también muestra su sorpresa porque los ‘populares’ se propongan coordinar las fuerzas de seguridad del estado para trabajar contra esta violencia. Y es que, Murillo recuerda que “la Ley de Violencia ya plantea un protocolo de coordinación entre Policía Nacional y Local” y, además, “todos los ayuntamientos han firmado un convenio para que los datos estén en los sistemas informáticos de ambos cuerpos”. Por lo tanto, “¿cómo vas a hacer algo que ya está?, pese a que se haya aplicado con mayor o menor éxito en según que comunidades”.

 

Soledad Murillo

 

Durante la charla-coloquio se pusieron en común otras leyes “que han sido realmente regresivas para las mujeres” a juicio de Soledad Murillo. Puso como ejemplo la ley de reforma laboral “que, por ciento, hay que derogar cuanto antes”, porque, en su opinión, ha perjudicado al gran porcentaje de mujeres que trabajan a tiempo parcial, afectando a sus derechos de jubilación y “no pensaron en el impacto que eso tendrá en el futuro de esas mujeres”. En este ámbito, criticó la eliminación de las deducciones sociales que se aplicaban a los empresarios por contratar a mujeres que habían sido madres en los 5 años previos a la contratación o la retirada de la cotización para aquellas que se dedicaban al cuidado de familiares.

 

Sobre la violencia de genero recalcó la necesidad de que los juzgados estén integrados por especialistas en la materia. Del mismo modo, comentó la importancia de incluir la igualdad en la Educación y lamentó que “en la Lomce ni siquiera aparece la palabra igualdad”. Finalmente, como profesora universitaria, también llamó la atención sobre el hecho de que en la Universidad no existe ninguna asignatura de violencia de género "ni en Derecho, ni en Trabajo Social, ni en Medicina, ni en Psicología". Una realidad que, desde su punto de vista, debe cambiar.