Sol durante el fin de semana, desde el lunes bajan los termómetros, vuelven las lluvias y la nieve

Mapa de temperaturas máximas previstas para el 21 de mayo de 2014

La próxima semana se espera un descenso acusado de las temperaturas y llegará una borrasca que dejará precipitaciones en prácticamente toda la Península, aunque el tiempo estable y soleado se mantendrá este fin de semana.

Así, la portavoz de la AEMET, Ana Casals, ha explicado que la próxima semana bajarán "bastante" las temperaturas debido a una borrasca que entrará por el oeste y va a empezar a llover, primero en el cuadrante noroeste y después en buena parte de la Península, aunque parece que no afectará al extremo suroriental.

Además, ha señalado que las precipitaciones podrán tener carácter tormentoso y, además, que podrían ser localmente fuertes y persistentes. Estas precipitaciones podrán ser en forma de nieve por encima de 1.200 a 1.500 metros en los sistemas montañosos de la mitad norte peninsular.

A su juicio, esta situación no es excepcional, sino que más bien en los últimos días había temperaturas más altas de lo normal, sobre todo en el noroeste.

Hasta entonces, Casals ha apuntado que este fin de semana se mantendrá el buen tiempo en casi todas partes, aunque una borrasca que está situada en el centro de Portugal descenderá y se quedará "estancada" en la zona del Estrecho.

Sobre esta borrasca, ha dicho que provocará el sábado chubascos localmente moderados en Ceuta, Melilla y zonas del sur y sureste peninsular y serán "intensos" en Melilla, al tiempo que ha añadido que tampoco se descarta que estos chubascos lleguen a Baleares. En el resto se mantendrá el tiempo estable, seco y soleado, aunque los termómetros descenderán en el tercio sur.

La portavoz ha indicado que el domingo subirán "bastante" las temperaturas en la mitad norte penínsular y que estos incrementos serán de hasta 4 o 5 grados en Cantabria, Navarra, País Vasco, La Rioja y Burgos. En cuanto a Galicia, ha dicho que en esta comunidad descenderán ligeramente las temperaturas el sábado y que el domingo volverán a subir.

A partir del lunes, los termómetros caerán bruscamente en Galicia, donde descenderán entre 6 y 10 grados centígrados con respecto al fin de semana, al igual que en el extremo oeste, Extremadura, oeste de Castilla y León y Asturias. El martes descenderán en el resto de la mitad oeste peninsular aunque no bajarán en el área mediterránea y Cataluña, zonas en las que descenderán al día siguiente.

TEMPERATURAS MÁS ACORDES A LO NORMAL

Concretamente, ha precisado que el miércoles será "el día más frío" y que, por ejemplo, en Galicia, que estos días ha tenido valores de 30 grados centígrados en numerosos puntos, se situarán entre 16 y 20 grados centígrados. Mientras, en Picos de Europa bajarán a 4 o 6 grados centígrados y en Asturias tendrán de 16 a 18 grados centígrados, aunque en Cantabria y País Vasco "hará algo más de calor".

Respecto a las precipitaciones, la portavoz ha indicado que el lunes comenzará a llover en Galicia, parte de Castilla y León, País Vasco, La Rioja, Navarra, Cantabria; el martes estas lluvias se extenderán por todo el oeste peninsular y al final del día llegarán a casi toda la Península menos al sureste. El miércoles empezarán a remitir progresivamente las lluvias y el jueves quedarán sujetas al noroeste y a Pirineos. "Es un cambio de tendencia total respecto a la situación de las últimas semanas", ha resumido Casals.

Por otro lado, en ambos archipiélagos se espera un tiempo algo más estable aunque no pueden descartarse las precipitaciones en las islas Canarias más orientales.

Finalmente, al AEMET ha adelantado que del 26 de mayo al 8 de junio se prevén valores normales de precipitación en toda España y que las temperaturas también serán en torno a las normales en prácticamente todas las zonas excepto en el área Cantábrica y Pirineos, donde serán algo más bajas. Esto se prolongará también a la siguiente semana, del 9 al 15 de junio en Galicia y Canarias.