Sobrinos, parejas y exconcejales: la red familiar que copa los contratos del equipo de Gobierno

El alcalde Mañueco en la presentación del proyecto del Victoria Adrados (Foto: F. O. L.)

Varios concejales y exconcejales y el propio alcalde han elegido para los puestos a su servicio, pero pagados con el presupuesto municipal, a personas con quienes les unen lazos familiares o de partido.

"A quienes imaginaron que la crisis y el resultado de las elecciones harían disminuir el número de asesores de los ayuntamientos, la realidad les está jugando una mala pasada. Basta con fijarnos en el Ayuntamiento de Salamanca: el elenco de los eufemísicamente conocidos como asesores ha incrementado sus miembros. El método de la selección ya lo conocéis, el dedo, pero eso sí, es necesario cierto pedigree. De otra forma no se entendería la proliferación de parentescos con el alcalde y algún concejal. Como en botica, hay de todo, primero políticos, sobrinos y parejas".

 

Así ha denunciado la sección sindical de CCOO en el Ayuntamiento esta semana una realidad conocida y que se ha incrementado con la última incorporación, la de la mujer del concejal Carlos García Carbayo. Y es que entre los asesores que el equipo de Gobierno nombra de manera discrecional (también la oposición, pero en mucho menor número) son numerosos los casos de parentescos directos. Algo posible porque el reglamento municipal otorga la disponibilidad de una serie de personal para alcalde, órganos y grupos municipales, pero no establece régimen alguno de concurrencia o selección. Algo que ha dado lugar a un reparto que empezó a los pocos minutos de la toma de posesión.

 

El primero lo protagoniza el propio alcalde. Alfonso Fernández Mañueco puso al frente del grupo municipal popular a Ángel Fernández Silva; el joven llegó durante la pasada legislatura y ha sido refrendado para esta, con un decreto que fue una de las primeras decisiones del alcalde. La relación: Fernández Silva es sobrino del alcalde.

 

El parentesco entre cargos políticos y personal municipal se repite en el caso de varios concejales. La última en incorporarse ha sido la mujer del teniente de alcalde y concejal Carlos García Carbayo, que se ha incorporado con la llegada de septiembre como ha denunciado CCOO. Al parecer, ya se ha intregrado en el equipo de trabajo popular como asesora, algo que debe tener respaldo de un decreto de alcaldía como el resto de nombramientos.

 

No es la única. La mujer del concejal de Turismo, Julio López, trabaja en la sociedad municipal del área desde hace muchos años. También la nueva concejal de Comercio, Consumo y Mercados, Almudena Parres, tiene una hermana en la plantilla municipal, aunque ocupa su puesto desde hace tiempo. La pareja del exconcejal de Medio Ambiente y ahora asesor de la junta de Gobierno tras quedarse sin sitio tras el 24-M, Emilio Arroita, es una de las asesoras de alcaldía que trabaja en el departamento de prensa; lo hace desde hace años, también coincidiendo con las etapas de Arrotia como concejal. Y el concejal de Economía, Empleo y Deportes, Enrique Sánchez-Guijo, también tuvo a su hermano en un puesto de libre designación como asesor de la junta de gobierno durante la primera parte de la pasada legislatura.

 

Además de los lazos familiares, parece que en esta legislatura el grupo popular ha decidido que ser exconcejal era una condición para incorporarse al largo número de puestos de los que dispone por reglamento. Arroita, concejal durante muchos años, fue repescado rápidamente como asesor de la junta de Gobierno tras quedarse Fernández Mañueco en 12 concejales el 24-M y ser él uno de los principales damnificados. También tiene un hueco la exconcejal de Juventud, Gozo Merino, que entra como asesora. Y una nueva exconcejal podría confirmarse en las próximas fechas.

Noticias relacionadas