Sin pistas sobre la niña de 14 años que desapareció el martes de su casa de Garrido

Maribel Mallón. La joven, de origen boliviano, se puso en contacto con su familia desde una cabina de San Sebastián para decir que estaba “bien”
e. s. c.

Cinco días después de su desaparición, la Policía continúa sin pistas fehacientes sobre el paradero de Maribel Mallón, una niña de 14 años de origen boliviano que salió el pasado martes de su casa del barrio Garrido y aún no ha regresado. El único indicio sobre el posible destino de la marcha de la joven, aparentemente voluntaria, se encuentra en la llamada que efectuó a sus tíos desde una cabina el mismo día de su desaparición para comunicar que “no nos preocuparámos, que se había ido con una señora mayor”, explica a este periódico Clemente, su afligido padre. Las pesquisas efectuadas por la Policía confirmaron que el número desde el que llamaba Maribel procedía de San Sebastián. Las causas de la marcha de esta joven, alumna del Instituto Mateo Hernández de la capital, siguen siendo una incógnita para su familia, aunque su padre sospecha que “tendría algún contacto con alguien de fuera para irse, porque no se llevó ningún dinero”. En este sentido, Clemente considera que “alguien le tuvo que dar la idea para marcharse”, aunque reconoce que “no sospechamos de nadie”. De igual modo, niega que su hija se haya ido por problemas en casa, “porque la noche antes dijo que al día siguiente llegaría una hora más tarde del colegio”. De momento, el caso sigue en manos de la Policía y la familia no ha colocado carteles con la imagen de Maribel aunque sí ha divulgado el caso en los medios de comunicación. El teléfono facilitado por la familia para recibir alguna pista es el 633.282.910.