Simone Biles, la pequeña reina a la que nadie hace sombra

Simone Biles

La gimnasta estadounidense Simone Biles se coronó este jueves como nueva campeona olímpica del concurso general individual de la gimnasia artística, tras dominar la final de los Juegos de Río de Janeiro con mucha autoridad y confirmando su favoritismo.

La americana, actual triple campeona del mundo del concurso general, sumó de este modo su segundo metal dorado en la ciudad brasileña, tras el logrado por equipos, un dominio de los Estados Unidos ratificado por el doblete que firmó Alexandra Raisman, y que podría haber sido triplete si las reglas hubiesen permitido competir a una tercera estadounidense, Gabby Doublas.

 

Esta, tercera en la calificación, no pudo defender su oro de hace cuatro años en Londres, donde no pudo estar por su juventud Biles, que mantuvo el dominio de su país en esta prueba en la que las gimnastas estadounidenses ya se colgaron el oro en Atenas 2004 (Carly Patterson) y Pekín 2008 (Nastia Liukin).

 

La campeona, que aún aspira a ampliar su medallero en las pruebas individuales, donde es favorita sobre todo en suelo, logró 62.198 puntos, por los 60.098 de Raisman, que no pudo con su compatriota en ninguno de los cuatro aparatos.

 

 

Ambas gimnastas fueron las mejores y se adueñaron sin problema de los dos principales metales, con el bronce para la rusa Aliya Mustafina, que con 58.665 se lo arrebató de forma ajustada a la china Shang Chunsong (58.549).

 

BILES, UNA VIDA DIFÍCIL HACIA EL ÉXITO

 

Dos victorias, dos medallas qu han llevado a Simon Biles a ser considerada la 'chica de goma' de estos Juegos Olímpicos y la gran heroína de Río 2016. Y es que a su corta edad la vida no siempre le ha sonreído, ya que su pasado está lleno de sombras.

 

Simone nació el 14 de marzo de 1997 en Columbos (Ohio). Sus padres, Ronald y Nellie Biles, tuvieron que entregar a sus hijos adopción a debido a su adicción a las drogas y el alcohol.

 

La pequeña Simone tuvo que hacer las maletas con tan solo 6 años para trasladarse a Texas donde sus abuelos maternos se hicieron cargo de ella. Ahí fue donde comenzó su preparación como gimnasta artística para años más tarde comenzar a competir en campeonatos juveniles en Huntsville (Texas) y más tarde en Minnesota.

 

Su carrera profesional comenzó verdaderamente en 2013 cuando consiguió hacerse con la victoria en el Campeonato Mundial de Gimnasia Artística celebrado en Amberes, Bélgica. Desde ese momento su medallero no ha parado de cosechar éxitos. Simone es toda una figura en su país por su trabajo y esfuerzo; su cuenta de Instagram tiene más de un millón de seguidores y en ella muestra con orgullo a los que considera sus padres, sus abuelos.