Silvestre Sánchez: "Hay que animar a la gente a que emprenda y cree trabajo en tiempos en los que solo se destruye"

Silvestre Sánchez Sierra, galardonado con el 'Cecale de Oro' (Foto: Chema Díez)

El empresario salmantino, afincado desde hace varias décadas en Barcelona, agradece el 'Cecale de Oro', "porque siempre es bueno que se acuerden de uno y más si es desde mi tierra, Salamanca".

Siempre recuerda que abandonó su localidad natal, Aldearrodrigo, con mucha tristeza y con la mochila al hombro para emprender una aventura fuera de Salamanca por la falta de oportunidades. "Es una pena que ahora tambioén los jóvenes tengan que dejar su tierra pero, por desgracia, las oportunidades no sobran y hay que levantar esto", reconoce.

 

Desde ese momento han pasado ya muchas décadas, que convierten a Silvestre Sánchez Sierra (Aldearrodrigo, 1937) en un empresario con muchos tiros dados, y que ya muestra el cansancio propio de la edad y de una vida entera dedicada al trabajo. "Es verdad, estoy cansado, con dolores... y sé que es ley de vida y que el momento en el que tenga que dejarlo va a llegar, pero sigo al pie del cañón todos los días por ser solidario, por ayudar y porque hay que sacar esto adelante entre todos. Además, ver el cariño de mi gente de Salamanca, me da mucha fuerza", añade orgulloso.

 

 Y es que, Silvestre Sánchez Sierra ha sido reconocido por los empresarios salmantinos con el 'Cecale de Oro' por toda una vida dedicada al sector empresarial. "Fíjate si soy ya mayor y con lo que he vivido, que todavía me pongo nervioso con estas cosas. Cuando me enteré, sentí un orgullo tremendo porque a Salamanca la llevo siempre en el corazón y estas cosas aún me quitan alguna hora de sueño porque sigo con esos nervios. Pero eso también es bueno", reconoce Sánchez Sierra.

 

Este empresario salmantina también repasa la situación económica y la posición del empresario en la actualidad. "Dicen que la cosa va mejorando pero aún queda mucho trabajo por hacer. Ahora, todo el mundo despide gente y en lugar de ampliar plantillas se reducen y eso no puede ser. Hay que ser fuertes y plantar cara", apunta.

 

Por ello, anima a los jóvenes a emprender "aunque sea difícil porque son el futuro porque hay que crear trabajo en tiempos en los que solo se destruye. Además, el Gobierno ha impulsado medidas en favor de este colectivo y hay que saber aprovecharlo. Muchas veces no sé de dónde sacamos las fuerzas para seguir trabajando 13 o 14 horas diarias pero hay que estar ahí", destaca.

 

Por último, Silvestre Sánchez Sierra, como siempre que habla de Salamanca, solo tiene bubas palabras y recuerdos. "Para mí fue muy duro salir de mi tierra y siempre que puedo vuelvo y a la gente que viene a verme de Salamanca siempre la trato de la mejor manera posible. No sé que haría sin Salamanca y encima, si reconocen tu trayectoria, uno ya no sabe ni qué decir", asevera.

 

Así es Silvestre Sánchez, un empresario con Barcelona en la cabeza, Salamanca en el corazón y mucha cuerda para rato pese a que los años le hayan intentado retirar varias veces pero no lo han conseguido y ni él mismo sabe si lo conseguirán...

Noticias relacionadas