Silván defiende una caída del 37% en los ataques de lobo en Zamora

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Antonio Silván, ha defendido este martes la caída en un 37 por ciento de los ataques de lobos a la cabaña ganadera en la provincia de Zamora desde el año 2009.

   

La población de lobos es "estable" en la provincia de Zamora, donde ha habido desde 2009 una reducción en el número de ataques de un 37 por ciento hasta 2012, según Silván, quien en su respuesta a la pregunta formulada por el procurador leonesista Alejandro Valderas ha calificado de "tremendamente complejo" el régimen jurídico al que está sometido el lobo en la Comunidad -es especie cinegética al norte del Duero y está protegido al sur--, animal que "no entiende de ríos".

 

Por ello, ha defendido, la Junta busca "todas las medidas preventivas y de resarcimiento" de daños porque su objetivo pasa por compatibilizar la conservación del lobo con la actividad ganadera y por poner en marcha medidas preventivas "que se están ya aplicando" como, ha apuntado, la entrega de mastines o la responsabilidad patrimonial universal.

 

Valderas argumentaba, durante su intervención, que los ganaderos afirman que por encima de la conservación del lobo está la de su propia viabilidad económica, a lo que ha añadido que en la actualidad el ganadero está "más desprotegido" porque antes había menos lobos en la provincia de Zamora y ahora los hay "donde nunca los hubo".

 

Estos problemas "superan la capacidad económica de inversión" y de "aguante" de la actuación de la Junta, a quien ha pedido "medidas excepcionales" este invierno a la espera de los cambios legislativos.