Silencio sepulcral ante el Cristo de la Liberación

El Cristo de La Liberación  en el cementario (Foto: T. N.)
Ver album

La Hermandad del Cristo del Amor y de la Paz ha restrigido un año más el acceso del público al cementerio por motivos de seguridad.

En pleno luto por la muerte del Señor y a las puertas del Sábado Santo, el cementerio San Carlos Borromeo ha recibido el paso de la imagen yacente del Cristo de la Liberación, todo un ejemplo de oración, reflexión y silencio entre tumbas y velas.

 

Así ha abandonado el Campo Santo la talla del Santísimo Cristo para llegar a la Capilla del Colegio del Arzobispo Fonseca, ya que desde allí partirá en marcha penitencial en la madrugada del Sábado Santo en un luto excepcional.

 

 

La Hermandad del Cristo del Amor y de la Paz ha restrigido un año más el acceso del público al cementerio por motivos de seguridad, por lo que la multitud se agolpado en las inmediaciones esperando ver la salida a hombros por treinta hermanos en unas simples parihuelas de madera. 

 

El Santísimo Cristo de la Liberación es una obra realizada en 1988 por el imaginero cacereño, residente en Salamanca, Vicente Cid Pérez. Esta imagen de Cristo Yacente presenta al Señor tumbado, con la cabeza inclinada hacia la derecha, con gesto de dolor.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: