Sigue el despilfarro en la red de comunicaciones de la Policía Local: otros 130.000 euros

El alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, con el jefe de la Policía Local. Foto: Cristian Martín

El Ayuntamiento reserva otros 130.000 euros para la red de comunicaciones de la Policía Local que no funciona correctamente: 71.000 para la nueva y otros 58.000 para mantener operativa la antigua. El despilfarro ronda los 1,7 millones de euros.

El Ayuntamiento de Salamanca ha vuelto a consignar otra importante cantidad para la red de comunicaciones de la Policía Local, un sistema millonario que sigue sin funcionar a pesar de que se contrató por 1,1 millones de euros en 2007, y que el equipo de Gobierno ha sido incapaz de enderezar. Todo lo contrario, ha seguido destinando cantidades de miles de euros para algo que no cumple su cometido en lugar de reclamar a la empresa concesionaria que resuelva los problemas. Unas cantidades a las que habrá que sumar otros 300.000 euros presupuestados para el año que viene y que van a elevar su coste una vez más.

 

El nuevo gasto se divide en dos cantidades. Por un lado, 71.995 euros para comprar tarjetas y hacer la configuración y diseño de un sistema que ya debería funcionar. Este partida forma parte del contrato para poner, se supone que definitivamente, en marcha el sistema y que costará 400.000 euros. Curiosamente, meses atrás se contraró un servicio por 40.000 euros para averiguar los fallos del nuevo sistema.

 

Por otro lado, se gastarán otros 58.530 euros para mantener operativa la antigua red de comunicación que se tuvo que recuperar ante los fallos constantes de la nueva y millonaria red ha dado desde que se estrenó en 2007. La red antigua se tiene que conservar para tener una segunda ante los reiterados fallos de la primera.

 

El equipo de Fernández Mañueco no ha sido capaz de enderezar uno de los grandes fiascos de los últimos años, un contrato millonario para implantar un sistema de comunicaciones que no ha funcionado nunca desde que se contrató hace ocho años. El contrato de la red de comunicaciones de la Policía Local data de 2007, cuando se adjudicó a la empresa Emurtel S.A. por 1,4 millones de euros, de los cuales el Ayuntamiento de Salamanca desembolsó cerca de 1,1 millones en los aparatos en sí; el resto iba para formación del personal en el uso del sistema.

 

Sin embargo, desde el primer momento se puso de manifiesto que el sistema no funcionaba y provocó numerosos problemas. Por ello se recurrió a comprar nuevos transmisores por unos 80.000 euros y también se han gastado más de 100.000 euros en contratos de mantemiento. Además, el equipo de Gobierno lleva cerca de un año preparando una denuncia para reclamar el dinero a la empresa concesionaria, pero todavía no está lista.