Siete años de cárcel para el acusado de violar a una joven

Audiencia provincial. El fallo también recoge una indemnización de 18.000 euros y cinco años alejado de la víctima tras cumplir condena. Año 2008. El condenado permanece en prisión desde su arresto
E.G.

La Audiencia provincial ha condenado al vallisoletano I. C. J. F., de 27 años de edad a siete años de cárcel además del pago de una indemnización de 18.000 euros y otros mil en concepto de lesiones provocadas a la víctima al considerarle autor de la violación de una joven francesa de 21 años la madrugada del día 28 de septiembre de 2008.

Además, el Alto Tribunal recoge en el fallo que el acusado no podrá acercarse a la víctima en cinco años, a partir del momento que cumpla la condena.

Durante le juicio celebrado en la Audiencia provincial el pasado día 23 de marzo, el acusado I. C. J. F. se manifestó de acuerdo con el relato de los hechos de la Fiscalía (rebajó la pena al finalizar la vista oral de diez a siete años de prisión al considerar la atenuante de enajenación mental), quien relató que el condenado persiguió a la víctima, cuya identidad responde a las iniciales D. M. F. R., cuando regresaba a su casa, a la altura del paseo Rector Esperabé, con la calle Santiago. En un principio, la joven hizo caso omiso al varón, cuando éste la llamó la atención en la calle. Pero, ante la insistencia del hombre comenzó a correr en mitad de la oscuridad y en una calle completamente vacía a esas horas (en torno a las 02.00 horas).

La joven agredida corrió hasta que el agresor la dio alcance a la altura de la Casa Lis. En ese momento, según señaló el Ministerio Público en el relato de los hechos, el condenado la agarró por detrás, la golpeó y tiró al suelo, la arrastró del pelo hacia unos arbustos, la tapó la boca y le insultó.

Pese el forcejeo, donde la joven llegó incluso a morder la mano de su agresor (según relató la víctima en la prueba anticipada, ya que no estuvo presente en la vista oral), finalmente el joven la violó.

Según relató el fiscal, en un principio, el condenado la obligó a hacerle una felación y posteriormente y tras obligarla a abrazarle, mantuvieron una relación sexual no consentida, con eyaculación.

El varón, según los hechos relatados en el juicio, le amenazaba con que “si no accedía a lo que le pedía, la iba a matar”. Posteriormente, el agresor la devolvió la ropa y se marchó del lugar. la joven, por su parte, fue a su casa. Precisamente, en el juicio también compareció la pareja que tenía acogida a la joven, que declaró que en torno a las 5.00 horas observaron que estaba la luz encendida y vieron a la joven en el sofá con hielo en la cara y en estado de shock. Por su parte, la secretaria de la Audiencia dio lectura en la vista oral de la prueba anticipada donde la víctima declaró que el día de los hechos regresaba a su casa tras dejar a una amiga cuando el agresor le preguntó el nombre y tras darle un empujón se marchó , ya que en ese momento pasaban por la zona dos personas. Además, la víctima también reveló que el acusado la obligó a quitarse el tampón antes de la violación.

El condenado permanece desde su detención en Topas.