Siding Spring, el cometa que rozó Marte, visto en tres longitudes de onda

Tres imágenes del telescopio espacial Herschel muestran la emisión del polvo del cometa C/2013 A1, más conocido como Siding Spring, en tres longitudes de onda diferentes, según ha informado la Agencia Espacial Europea. 

Los científicos se preparan, así, para observar el acercamiento de esta roca a Marte, que llegará a su máximo en la noche de este domingo.

 

Descubierto el 3 de enero de 2013, el cometa Siding Spring es un cometa con origen en la cercana Nube de Oort, y es su primer viaje por el Sistema Solar interior. Alcanzará el perihelio --su máxima aproximación al Sol-- el 25 de octubre de 2014, situándose a unos 210 millones de kilómetros del astro.

 

El cometa se acercó hasta unos 140.000 kilómetros del planeta rojo. Su interés recae en que, después de haber pasado la mayor parte de su vida lejos del Sol, es mucho más primitivo que aquellos que orbitan alrededor del Sol cada 200 años o menos.

 

Estas imágenes de Herschel fueron obtenidas en el mes de marzo de 2013, no mucho después de su descubrimiento, y justo un mes antes de que este aparato agotara su suministro de refrigerante de helio líquido y dejara de recoger datos.

 

Las tres fotografías hechas públicas por la ESA muestran el cometa en longitudes de onda de 70 micrones (en azul), 100 micrones (en verde) y 160 micras (en rojo). Los telescopios de observación en estas longitudes de onda largas ven la emisión térmica directa del polvo la nube que rodea el cometa (conocida como coma).

 

Los astrónomos estiman que la cola de Siding Spring se extiende a unos 50.000 kilómetros del núcleo del cometa. Además, se ha podido determinar que la masa total de polvo asciende a alrededor de 300.000.000 kilogramos.

 

En el momento de las observaciones de Herschel, el cometa parecía ser bastante activo. De hecho, los astrónomos estiman que la actividad había comenzado incluso antes de su descubrimiento del cometa. Las observaciones realizadas en una etapa posterior con los telescopios espaciales y terrestres mostraron que la actividad del cometa ha aumentado muy lentamente en los últimos meses, lo cual es bastante inusual para un cometa Nube de Oort. Incluso hay algunos indicios de que la actividad del cometa ha disminuido recientemente.

 

Se trata de una buena noticia para la flota de naves espaciales que se emplean en observar Marte, ya que significa un riesgo bajo de partículas de polvo que golpearán los instrumentos a bordo.