“Si es mi último partido, lo entendería y si no lo es, también lo entendería”

Óscar Cano, entrenador de la UD Salamanca
Area 11

El equipo hace méritos para romper la dinámica, para que el fútbol no sea tan cruel con él, pero es una dinámica muy extraña que me ha tocado sufrir a mí en el banquillo. Los jugadores se han vaciado durante los noventa minutos y no hay recompensa”, comentó. Se lamentó porque cree que su equipo mereció otra cosa. “Han hecho las cosas bien y hemos tenido oportunidades, pero no hacemos goles y no nos salen las cosas. Esto está durando demasiado y es una pena porque no lo merecemos. El partido ha sido equilibrado y hemos tenido nuestras opciones, pero ellos marcaron en sus ocasiones y nosotros no. Creo que nos ha faltado suerte para que el partido hubiera sido de otra manera”, comentó el entrenador.

Habló sobre su futuro y la posibilidad de una destitución. “Temor no es la palabra, es espera. Entiendo que son diez derrotas consecutivas, entiendo que es una dinámica extraña y es una pregunta que hay que trasladar a la gente que toma las decisiones. Mientras no se me diga lo contrario yo voy a seguir trabajando con la misma ilusión y con ganas de levantar un vestuario que lo necesita. Si es el último partido lo entendería, si no es el último, también. Mi principal preocupación es tratar de unirme con mis jugadores, que han trabajado muchísimo para salir adelante y ahora están destrozados”.

Con pocas ganas, el técnico salmantino afirmó que él quería seguir trabajando para revertir la situación del equipo: “No hemos merecido peder y tenemos que seguir trabajando para romper ersta dinámica. Habría eludido la rueda de prensa para estar con mis jugadores”.