"Si el futuro es ser camarero de los que vienen a emborracharse a Salamanca, éste no es mi país"

Jorge Lago, durante la entrevista. Fotos: CH. Díez

Jorge Lago, uno de los fundadores de Podemos, toma su candidatura en Salamanca como la manera de demostrar que el cambio puede llegar más allá de las grandes ciudades.

Algo más de media hora de conversación con el móvil en silencio son 244 mensajes de WhatsApp sin leer. Este es el ritmo que maneja Jorge Lago, número uno de la lista de Unidos Podemos por Salamanca al Congreso, la cara con la que la formación morada no sólo busca el 'sorpasso' y el acceso al Gobierno, sino también restañar las heridas de una agrupación salmantina convulsa. Integrante del núcleo fundador de Podemos, su especialidad, la cultura, y algunos vínculos con Salamanca le convirtieron en número uno y 'cunero'. Por ahí empezamos la entrevista.

 

Lo de 'cunero', ¿le suena mal? ¿le suena bien? ¿le molesta?

Suena a una realidad, no nací en Salamanca, y poco más porque lo importante es el compromiso de trabajo con Salamanca. Remarcar que yo he sido elegido en un proceso de primarias con más de 40.000 personas votando, primarias que se organizan según el sistema que tenemos, la distribución provincial para una cámara no territorial como es el Congreso genera ciertas disonancias. Lo que tenemos que conseguir es que haya una cámara de representación territorial de verdad, que sea el Senado, y no lo que es ahora, un cementerio de elefantes para que los cargos, sobre todo del PP, se retiren allí ganando un buen salario sin hacer absolutamente nada.

 

Viniendo desde fuera, ¿qué sensación tenía de Salamanca antes de empezar la campaña?¿Cuál es la que ha sacado?

 

Es absolutamente paradógico que quien gobierna Salamanca se diga patriota y nos acuse de no serlo cuando la están destruyendo, cuando se están marchando 4 personas al día

Salamanca la conozco muy bien, he venido muchas veces, tengo familia aquí... mi tío, Álvarez Villar, es probablemente el mayor especialista en historia de Salamanca que existe. Tengo mucha relación, no es una primera impresión, serían 20 ó 30 años, pero la sensación que tengo es que hay una enorme necesidad, cada vez más palpable en militancia, en comentarios, en sonrisas por la calle... de que haya un cambio político. Es absolutamente paradógico que quien gobierna Salamanca se diga patriota y nos acuse de no serlo cuando la están destruyendo, cuando se están marchando 4 personas al día; cuando los servicios públicos, como un buen hospital o una universidad con recursos... todo eso no existe. Tengo la sensación de gente necesita que alguien les escuche, les tenga en cuenta y sobre todo se haga cargo de una provincia que ha sido dejada de la mano de la clase política desde hace mucho tiempo. Y eso es lo que veo en gente que va a votar a Podemos y  gente que no va a votar a Podemos. Gente que te dice que esto es insostenible, que ya basta de que el poco dinero que hay se lo lleven en tramas corruptas y que lo que se necesitaría para que la gente se quedara y su tierra tuviera futuro, para que los jóvenes no estuvieran exiliándose permanentemente y para que los pueblos tuvieran población, eso, no se está haciendo.

 

Jorge Lago, durante la entrevista con TRIBUNA.

 

 

Teniendo en cuenta ese contacto y lo que le hayan contado, ¿qué es lo que más le ha chocado, lo que no te has creído de lo que te cuentan?

 

Lo que más me choca es el exilio. Es que se dice pronto, que cuatro o cinco habitantes abandonen cada día Salamanca. Esa cifra, que parece un eslogan, si uno la piensa fríamente es espeluznante

Lo que más me choca es el exilio. Es que se dice pronto, que cuatro o cinco habitantes abandonen cada día Salamanca. Esa cifra, que parece un slogan, si uno la piensa fríamente es espeluznante. Al año son 1.500 personas que se van y que no tienen posibilidad de volver. Si esto siguiera así y no lo evitamos Salamanca se convertiría en un parque temático de ancianos y desaparecería lo que hoy conocemos como la provincia de Salamanca, pueblos, habitantes, sonrisas... sí, vienen estudiantes, pero vienen un año o dos y luego se van. Eso no genera una provincia, genera como mucho una ciudad universitaria, y ni eso.

 

Me ha sorprendido también que Salamanca lo tiene todo para generar tejido productivo. Tiene una Universidad, tiene campo, tiene denominaciones de origen, tiene patrimonio no sólo en Salamanca sino en los pueblos... tiene la posibilidades de hacer una economía del siglo XXI que está más relacionada con el patrimonio natural y cultural que con la industria que conocemos. Lo tiene todo para convertirse en una provincia puntera en innovación, y no hace nada.

 

Y, ¿por qué? A ver si es capaz usted de dar con la tecla...

Creo que es básicamente por falta de voluntad política. No es un problema de falta de ideas, es problema de querer hacerlo y de que el PP, que lleva gobernando años esta tierra, vemos a lo que se dedica. Vemos quiénes son sus ministros, como el caso de Cañente y Soria haciendo informes para que se haga aquí una mina, diciendo que está todo bien, cuando no está bien y tienen su dinero en Panamá... da cuenta de a qué están los ministros del PP, qué es lo que les interesa, cuáles son los intereses reales. ¿Crear empleo en la provincia pensando bien de qué manera o no se puede hacer la mina, haciendo informes de verdad con las consecuencias que tiene para el balneario, la comarca y la provinica? ¿O firmando algo que les da dinero que se llevan a Panamá?

 

Hay mucha gente con la sensación de que cada le queda menos tiempo a Salamanca. ¿Comparte usted ese diagnóstico?

 

Si estuviéramos hablando de una tierra yerma, de estar a 700 km de un aeropuerto o no ser una ciudad cultural... entonces no habría futuro, pero nadie pensaría que pueda haberlo. Es que estamos hablando de que lo tiene todo para tener futuro y no lo tiene 

Creo que sí, pero porque las sensaciones no son absolutas, son relativas. Me refiero a lo que podría ser y lo que es. Si estuviéramos hablando de una tierra yerma, de estar a 700 km de un aeropuerto o no ser una ciudad cultural... entonces no habría futuro, pero nadie pensaría que pueda haberlo. Es que estamos hablando de que lo tiene todo para tener futuro y no lo tiene. Esa sensación de esto ya es insostenible e inaguantable es mucho mayor porque hay una frustración de expectativas muy grande... El tipo de economía que va a funcionar en el siglo XXI no es de grandes industrias: cementeras, automóvil... sino relacionada con la cultura, con el patrimonio, con el turismo de calidad, con las denominaciones de origen, con repoblar, hacer respetando las viejas formas y actualizándolas. Entiendo que la sociedad salmantina piense que esto está al límite, pero es que si nos estamos desangrando a razón de 4 personas al día y no hay jóvenes y todo el dinero que gastamos en formarles, el esfuerzo que hacen sus familias, lo acaban rentabilizando alemanes y franceses... estamos haciéndolo todo muy mal.

 

De las cosas que pasan en Salamanca, ¿cree que ha se ha puesto lo bastante al tanto?

En Podemos somos un equipo, no somos una persona. Había que hacer un equipo de trabajo con un consejo asesor con expertos en el hospital, en la universidad, en el mercado de trabajo salmantino, gente que conoce los problemas de la despoblación, del campo... un equipo de gente con el que trabajo a diario y con el que preparo las visitas a Béjar, Cabrerizos, Alba... para escuchar de primera mano los problemas y necesidades, y con un compromiso de trasladarlo al Congreso. No se trata de que yo me haga un máster en los problemas de Salamanca en dos semanas, aunque la conozco desde hace 30 años, sino que trabajo con los que mejor conocen los problemas. Tengo el equipo mejor para poder llevar la voz de Salamanca al Congreso.

 

Entre lo que le habrán comentado, los casos de corrupción que colean desde hace años en la provincia, como la 'trama Diputación. ¿Cómo se queda uno cuando los descubre?

Sí es que es uno más, hay cientos. Ha habido 175 tramas de corrupción en los últimos 15 años en las que PSOE y, sobre todo, PP han sido cabezas. Sólo en la contratación pública se va en sobrecostes por la corrupción un 4,5% del PIB, 48.000 millones de euros. No es un problema sólo moral o ético, de indignación porque gente se lo lleva, sino de un problema económico por el mal uso del dinero que pone en circulación la administración para que haga un efecto multiplicador. No sólo se están enriqueciendo unos cuantos sino que están impidiendo que pasa por las arcas públicas el dinero y que ponga en marcha la economía privada. La corrupción es un sistema de Gobierno de los últimos años que impide el desarrollo económico, la creación de empleo, la recaudación fiscal... es un problema estructural.

 

La corrupción es un sistema de Gobierno de los últimos años que impide el desarrollo económico, la creación de empleo, la recaudación fiscal... es un problema estructural

 

El PP no puede seguir gobernando España, no puede. Necesitamos, uno, echarles porque la corrupción es su forma de gobierno, indistingible de la corrupción. Y necesitamos una reforma profunda del Código Penal sobre temas de corrupción, ahora está en 120.000 euros para que sea considerado delito, y hay que bajar mucho más. Tenemos que impedir que prescriban los delitos de corrupción: a los cinco años si no te han 'pescao', libre, tienen que ser como mínimo diez. Y eso sólo es posible si echamos del gobierno al PP  que es quien ahora mismo funciona a través de una trama corrupta.

 

Eso no va a ser sencillo, entre otras cosas, porque el PP tiene una gran presencia en territorios como Salamanca. ¿Qué expectativas puede tener?

Expectativas lo dijimos ya, desde que obtuvimos cinco diputados para la cámara europea: que no hemos venido a hacer un resultado testimonial y tener un diputado por Salamanca y 70-90 por el Estado, tener un salario y quedarnos tranquilos. Queremos ganar, hemos venido a ganar a nivel estatal, a ganar en todas y cada una de las provincias y autonomías. El objetivo es ganar y cualquier otro resultado no lo contemplamos. Es evidente que hay sitios donde la victoria ya ha llegado, como Madrid, Barcelona, Cádiz, Zaragoza... y sitios donde está tardando más. Y que esté tardando más no dice nada, salvo que hay lugares donde cuesta más, entre otras cosas, porque de Salamanca se van todos los jóvenes que son los que anticipan los cambios sociales. No votan aquí, y viven en el extranjero, y no pueden votar porque se les ha robado el voto con el voto rogado...

 

En estas elecciones se va a notar mucho que Salamanca está en la misma dirección de cambio que Barcelona o Madrid, y vamos a ver como todo el estado español se dirige a un cambio y a mirar al futuro

 

Hay muchas razones que explican que el cambio sea algo más lento en las castillas que en Madrid. Pero que sea algo más lento no significa que no vaya a venir. En estas elecciones se va a notar mucho que Salamanca está en la misma dirección de cambio que Barcelona o Madrid, y vamos a ver como todo el estado español se dirige a un cambio y a mirar al futuro, no a seguir mirando al futuro con resignación, nos gobiernen los peores y no haya futuro. Siendo muy prudente, creo que vamos a sacar un resultado en Salamanca excepcional.

 

Para ello puede ser clave el apoyo de IU, y sobre eso hubo algunas dudas al principio. ¿Cómo está a día de hoy eso?

Perfectamente. Toda la gente que está por el cambio es consciente de que la oportunidad es histórica. Queríamos gobierno tras el 20D, no fue posible, se han repetido de forma errónea las elecciones, pero lo único positivo es que permite una segunda oportunidad para que no nos quedemos a la mitad y lleguemos hasta el final. Y para eso necesitamos a todos, dentro y fuera de la coalición. Dentro, con Compromis, Equo e IU, y fuera con el PSOE, con el que sin duda necesitamos llegar a acuerdos para que no siga gobernando el PP. En Salamanca lo he visto especialmente bien.

 

El día que vino Errejón estaba lleno de gente que había votado al PSOE, a Equo, a IU, que había votado a Ciudadanos y se ha arrepentido, incluso de gente que había votado al PP y está harta de que le sigan decepcionando

 

El día que vino Errejón estaba lleno de gente que había votado al PSOE, a Equo, a IU, que había votado a Ciudadanos y se ha arrepentido, incluso de gente que había votado al PP y está harta de que le sigan decepcionando. Nos lo dijero, "oye, vengo de votar esto, pero creo que ya es evidente que quiénes podéis abanderar  el cambio en España sois vosotros". Lo que he visto es ilusión. La sonrisa no es sólo un eslógan electoral, se vio que la gente sonríe y está ilusionada.

 

Pero, como sabrás, es complicado. Tienes el ejemplo del Ayuntamiento de Salamanca en el que el PP gobierna en minoría y en el que el alcalde lo hace a base de decretos de alcaldía.

Es una forma más que demuestra que la vieja política que busca cualquier forma para evitar procesos democráticos. Eso está cambiando y el resultado del 26J, gobierne quien gobierne, la forma de ser política tendrá que ser otra. El cambio no es lo que va a pasar el 26 de junio, lo que pasa desde el 15M, lo que lleva pasando desde que nació Podemos, es un cambio social, un cambio cultural, una manera de entender la política de cada vez más gente. Eso es independiente de los partidos, está por encima de ellos. Va a ser muy difícil incluso para un alcalde del PP seguir apropiándose de las instituciones y hacer de la democracia casi un papel mojado.

 

Otro asunto complicado en Salamanca: el Hospital, del que habla usted casi desde el primer día.

 

Mientras los profesionales de la sanidad y la sociedad dicen 'esto no puede seguir así' por el Hospital, el alcalde en lugar de dar explicaciones sobre dónde está el dinero que falta y por qué no está terminado, el alcalde les insulta

Lo que está pasando es que no hay voluntad política y que cuando se concentran profesionales de la sanidad la única reacción del alcalde sea insultarles. Mientras los profesionales y la sociedad dicen 'esto no puede seguir así', el alcalde en lugar de dar explicaciones sobre dónde está el dinero que falta y por qué no está terminado, el alcalde insulta. Los políticos se deben a su ciudadanía y no a sí mismos. Ese tipo de opacidad es la que no nos podemos permitir. Tener un hospital o no tener un hospital que funcione es crucial para Salamanca, lo hemos pagado, es importante para nuestros mayores, que abra quirófanos por la tarde y no duplique la espera a un año para determinadas operaciones. Es que si la gente joven quiere quedarse o no en Salamanca es tener un buen hospital, si va a tener que esperar o no a que le operen. Genera riqueza social tener un hospital en condiciones, porque si no la gente se acaba marchando. Hace falta que se piense a futuro: un hospital hoy cuesta dinero, pero a futuro genera que mucha gente no se vaya, que no sea sólo un gasto. Pero para eso hace falta un proyecto de país y es lo que no tiene el PP. Es sólo gastar por aquí e ingresar por allá.

 

¿Qué le parece el modelo de turismo que se está generando en Salamanca?

 

Los músicos, los artistas, los museos... todo el tejido asociativo salmantino está siempre a punto de generar algo, pero carece del apoyo necesario. Que sea eso lo que atraiga un turismo que deje más dinero y no sólo en tres o cuatro locales de copas de dueños conocidos de miembros del equipo de Gobierno

Es turismo de despedidas de soltero, de borracheras, muy intensivo... corto, alcohol... y tienes una ciudad que lo tiene todo para generar un turismo de calidad, más rico, que no sólo genere más dinero sino que genere tejido. Asociar la cultura, la universidad y el turismo para generar un turismo de valor añadido. Vender alcohol a extranjeros que vienen a emborracharse no genera ingresos ni tejido productivo, y sobre todo no genera desarrollo local. Los músicos, los artistas, los museos... todo el tejido asociativo salmantino está siempre a punto de generar algo, pero carece del apoyo necesario. Que sea eso lo que atraiga un turismo que deje más dinero y no sólo en tres o cuatro locales de copas de dueños conocidos de miembros del equipo de Gobierno. Y hablamos de la ciudad, pero para la provincia también es importante la cultura: si tienes 18 monumentos en riesgo de derrumbe y en la Lista Roja del patrimonio en peligro, no tienes un modelo de turismo, simplemente pones copas.

 

Insistiendo en esto, ¿qué pensó cuando el verano pasado vio las imágenes de las noches de desenfreno y fiestas sexuales en Salamanca?

Eso lo hemos visto en Salamanca, en Palma, en las islas... es el modelo del PP. Si la única oferta que generas es la etílica, vas a tener gente borracha. Si generas un modelo de turismo de cultura vas a tener un turismo de valor añadido. No tengo nada en contra de que algún fin de semana un joven pueda tomarse cuatro 'gintonics', si está bien, el problema es que sólo sea eso. Estéticamente da un poco de pena ver gente borracha, pero es que económicamente es un despilfarro. Es que tenemos todo para generar un turismo plural. No hay que inventar la rueda, es simplemente tener voluntad política, y claro, no estar interesado en que cuatro o cinco empresarios de la noche ganen dinero, que está muy bien, el problema es que no lo ganan veinte. Se puede hacer más y mejor.

 

Hay una pieza fundamental en todo esto, la Universidad de Salamanca. ¿Qué sensación tiene sobre el papel que tiene hoy en la provincia y la capital y el que debería tener?

 

Si la universidad más antigua de España, referente en muchas materias, no contrata, no renueva, no hay mínima inversión y vive de espaldas, por falta de recursos, a la ciudad en la que estás, puede correr el riesgo de encapsularte

Se dice mucho, y conozco la Universidad, la sensación es que vive un poco de espaldas a la ciudad y eso hay que revertirlo. Que lo que pasa en la universidad queda dentro y que la interacción podría ser mayor. Eso es importante. La Universidad vive una situación cada vez más crítica: no hay contratación, el profesorado envejece y las nuevas contrataciones son precarias, con profesores asociados que ganan la mitad de la mitad que un catedrático trabajando lo mismo o más. Así generamos unas relaciones laborales que no nos podemos permitir desde las instituciones públicas. Una universidad que durante muchos años ha sabido mantenerse como referencia mundial porque ha sabido investigar y tener calidad docente, y lo está perdiendo. Y eso es dramático. La universidad más antigua de España, referente en muchas materias, no contrata, no renueva, no hay mínima inversión y vive de espaldas, por falta de recursos, a la ciudad en la que estás, puedes correr el riesgo de encapsularte.

 

¿Quién da la espalda a quién?

Esa es una buena pregunta, habría que hacérseles a todas las partes. Si es el Ayuntamiento el que no está sabiendo poner en a dialogar a las asociaiones, a la universidad, a festivales, a las partes para generar tejido... no tiene sentido culpar individualmente a nadie, sino que es un mal modelo y habrá que cambiarlo.

 

Sobre campaña, ¿el objetivo es echar al PP o un gobierno del cambio?

 

El 26J sólo hay dos alternativas: que continúe el PP o un Gobierno del cambio. Solo dos. Ese gobierno del cambio va a ser necesariamente de Unidos Podemos con el PSOE y el PP sólo va a continuar si quieren los socialistas

Son la misma cosa. El 26J sólo hay dos alternativas: que continúe el PP o un Gobierno del cambio. Solo dos. Ese gobierno del cambio va a ser necesariamente de Unidos Podemos con el PSOE y el PP sólo va a continuar si quieren los socialistas. No hay otra alternativa. Creo que es evidente que cada vez hay más gente que demanda un gobierno del cambio y que si conseguimos movilizar a la ciudadanía en esta dirección lo tendremos. Un gobierno que permita que todos esos jóvenes que se van, esos pueblos que están a punto de desaparecer, esos millones que no encuentran trabajo, se sientan orgullosos de este país.

 

Hemos hablado de una campaña patriótica porque hay que pensar que hay gente que se ha exiliado, un millón; cuatro millones de parados; trabajadores pobres, más allá de la gente que está fuera de toda cobertura. Y un dato alarmante: cuatro de cada diez empleos que se crean en España son para camarero. Si el futuro de este país es ser camarero de alemanes que vienen a emborracharse a ciudades como Salamanca, entonces este no es mi país. Hay que dejar muy claro qué es ser patriota: ¿crear empleos masivos de camareros a los jóvenes que no se han ido?¿Decirle a cinco milloens de parados 'no tengo futuro para vosotros'? ¿Eso es ser patriota? O ser patriota es hacer un cambio de modelo productivo, hacer un cambio de modelo fiscal que haga que los que más ganan paguen un poco más, no muchísimo, que paguen lo mismo que se paga en Europa: que el que gana más de 60.000 euros en España pague lo mismo que paga un francés que gana más de 60.000 euros. No tiene ningún sentido que pague lo mismo el que gana 60.000 que el que gana 350.000. Estamos hablando de cosas de sentido común y en este país no ha habido voluntad política, ya hemos visto por qué.

 

A este modelo, ¿le cuadran las cuentas? Muchas veces se les dice que no...

 

Vivimos en un país en el que la clase política, por falta de voluntad, ha conseguido durante muchos años decir que no se podía hacer una reforma fiscal, ni crear empleo de calidad, que España es diferente... y mientras tanto tenían dinero en Suiza

Vivimos en un país en el que la clase política, por falta de voluntad, ha conseguido durante muchos años decir que no se podía hacer una reforma fiscal, ni crear empleo de calidad, que España es diferente... y mientras tanto tenían dinero en Suiza, dinero en Panamá, robaban, mientras tanto generaban las mayores tramas de corrupción de Europa. Claro, si tu estás robando y llevándote tu dinero a Panamá y Suiza le dices a tu población que se resigne porque no se pueden cambiar las cosas. Y hemos visto que sí, se puede hacer un cambio adecuándose a lo que hay en Europa, no tiene más misterio que eso.

 

Estamos hablando de adecuar el tipo impositivo al europeo, que estamos ocho puntos por detrás. Y no de repente, progresivamente, hablamos de dejarlo tres puntos por debajo. Hablamos de empleo de calidad para que haya consumo interno. ¿Cuadran los números? Claro que cuadran. Somos el único partido que ha entrengado una memoria económica y que, cuando ha habido que ir a nuevas elecciones, la ha cambiado porque las previsiones del Gobierno han cambiado porque no cumpía. Fíjate si nos lo tomamos en serio. Hay veces que medios dicen, el mismo día, que vamos a gastar muchísimo y otro que vamos a gastar muy poco. No pueden ser las dos cosas, algo está fallando. Lo que pasa es que no se están analizando bien las cuentas del programa que cuadran perfectamente. 

 

Estamos hablando de adecuar el tipo impositivo al europeo, que estamos ocho puntos por detrás. Y no de repente, progresivamente, hablamos de dejarlo tres puntos por debajo

 

Fraude. Sabemos que cada euro que se invierte en perseguir el fraude genera diez. ¿Por qué no se hace? Porque las empresas que defraudan son las que sufragan las campañas de los partidos, no hay más razón que esta. Si inviertes dos euros en fraude ingresas veinte y nos ponemos en la media europea de evasión fiscal, que es el equivalente a tener hospitales que hoy no tenemos. Los recortes del PP en sanidad y educación se hubieran evitado aumentando la recaudación por fraude fiscal.

 

Cuestiones prácticas a nivel local de lo que significaría el cambio para Salamanca.

A ver, estamos hablando de elecciones generales, sobre el conjunto del Estado español. Pero un aumento del gasto público para invertir en la creación de empleo, que el FMI ya ha dicho que funciona, para 2019 la tasa de empleo tiene que llegar a un 11%. Si lo conseguimos, y es factible hacerlo, equipararnos en el tipo impositivo y la lucha con el fraude, una creación de empleo progresiva, estamos hablando de un aumento de la capacidad de gasto de los ciudadanos enorme. Y eso permite que dejen de cerrar bares, que haya empresas, generar en los pueblos telecomunicaciones para poder vender un aceite de las sierras de Salamanca, ecológico y bien hecho, ¿qué cómo lo puedes hacer si no tienes banda ancha? Lo que plantea Podemos es un modelo global, un proyecto completo de país (...) medidas interrelacionadas que en diez años permitan reducir el desempleo, generar más tasas de igualdad, sostenibilidad de las pensiones...

 

 

Has conocido a tus tres rivales.  ¿Cómo lo tienen? ¿Cómo les ves?

Es una campaña donde lo que van a tener que conseguir es ilusionar. No podemos seguir haciendo campañas del miedo como el PP, que intenta meter miedo porque no tiene proyecto para el país; donde Ciudadanos intenta meter miedo porque no puede hablar de los problemas de este país, por eso se va a miles de kilómetros a hacer campaña; y donde el PSOE tiene que confirma que está por el cambio. Yo creo que es así, pero genera alguna duda. Es una campaña que se va a dirimir en dos partes: los que no tienen más que miedo de perder y los que tenemos un proyecto de sonrisa, de ilusión, de cambio, que es posible porque Madrid está mejor que antes, tiene mejor deuda, porque sabemos gestionar. 

 

Días antes de las municipales, si ganaban Ada Colau y Carmena poco menos que iba a ser un caos, que no iba a haber recogida de basuras, ni luz ni agua... y nos encontramos con ayuntamientos y ciudades perfectamente gestionadas y en orden

Los ayuntamientos del cambio, ¿son un factor favorable o la gente sólo ve las críticas encarnizadas?

Invitaría al conjunto de la ciudadanía que miraran las cifras. Madrid y Barcelona han reducido deuda. Días antes de las municipales, si ganaban Ada Colau y Carmena poco menos que iba a ser un caos, que no iba a haber recogida de basuras, ni luz ni agua... y nos encontramos con ayuntamientos y ciudades perfectamente gestionadas y en orden. ¿Que hay alguna gestión que genera debate público? ¡Cómo no, claro! ¿Qué se puede hacer mejor? ¡Claro! ¿Que son ayuntamientos mejor gestionados? Indiscutiblemente. Han aumentado sus posiciones en el ranking de ciudades atractivas para la inversión extranjera, donde empresas internacionales dicen 'aquí me puedo instalar'.