“Si el Athletic no me quiere, seguir aquí es buena opción”

 
D.G.

Ánder Murillo llegó a Salamanca con la intención de tener minutos para regresar al Athletic más curtido. Lo primero lo está consiguiendo. Es titular indiscutible con Sito y lo fue con Oliva. Lo segundo, lo de regresar en el mes de junio a Bilbao para quedarse, es mucho más complicado. Más que nada porque no depende de él, sino de Joaquín Caparrós, entrenador del Athletic. El utrerano ya le ha dejado claro que cuenta poco con él. En dos años a sus órdenes, el ahora central unionista sólo jugó ocho encuentros ligueros y el verano pasado le invitó a marcharse. Ahora, con un buen número de encuentros en Segunda, Murillo espera que Caparrós cambie de idea. “El Athletic, con él, está haciendo un buen trabajo y creo que es justo que se renueve a Caparrós porque se lo merece”, afirma el defensa blanquinegro.

De momento él está a gusto en la UDS. Tanto que no descarta prolongar su estancia en el Helmántico si Caparrós le vuelve a mostrar la salida: “Sé que es complicado, pero en junio volveré al Athletic para intentar quedarme. Evidentemente aquí estoy muy a gusto y si me tengo que marchar de Bilbao y vuelve a salir la opción de Salamanca, sería una opción muy buena continuar aquí porque estoy cómodo y mi familia también lo está”, afirma el zaguero vasco. El problema reside en su vinculación con el Athletic. Sólo tiene un año más de contrato y si Caparrós no le quiere, el club vizcaíno se vería obligado a darle la carta de libertad o a renovarle al menos por una temporada más para poder después cederle de nuevo. Desde luego, en cualquiera de los dos casos la UDS estaría muy interesada en volver a contar con sus servicios, aunque la cotización del central, con la buena campaña que está realizando, será mayor. Un caso similar a lo que sucedió la pasada campaña con el ex deportivista, ahora en el Hércules, Rodri.

Pero ahora no es momento de pensar en el mes de junio. Murillo quiere disfrutar del momento: “Al equipo se le ve mejor, más solido y con ganas de ganar y de agradar”. Además, coincide con un buen momento personal. De hecho, el público coreó su nombre: “No sé si fue mi mejor partido porque ha habido otros también buenos, aunque puede ser que por haber sido contra la Real tenga más repercusión”.