Serio correctivo galo en un último cuarto para olvidar  

EspaĂąa encajĂł un 24-1 de parcial y cayĂł 79-55

Si EspaĂąa quiere luchar por las medallas de este Europeo sabe que una de las selecciones a las que tiene que plantar cara es Francia, vigente campeona del torneo continental.

La selección dirigida por José Ignacio Hernández comenzó el partido con Laia Palau como novedad en un cinco inicial que, por lo demás, era ‘perfumero’, con Silvia Domínguez, Alba Torrens, Anna Montañana y Sancho Lyttle.

El partido estuvo siempre igualado en este primer parcial, si bien EspaĂąa recibĂ­a demasiado pronto su primera mala noticia: la segunda falta personal de Lyttle, que enseguida tuvo que ser sustituida por Luci Pascua.

Hubo minutos tambiÊn en el primer cuarto para Marta Xargay que, esta vez sí,  jugó con la måscara que protege su maltrecha nariz.

En la primera mitad fueron las postes francesas las que mĂĄs daĂąo hicieron a EspaĂąa, sobre todo por parte de Gruda y Yacoubou. El rebote, en estos minutos, caĂ­a a favor de las galas, con 12-7 en capturas. En los cambios defensivos, las nacionales tambiĂŠn pasaban por problemas, por lo que JosĂŠ Ignacio cambiĂł a una zona 2x3 que dio mejores resultados a las espaĂąolas.

La igualdad seguĂ­a presente en el marcador, que seĂąalaba un 30-27 a favor de las galas al descanso.

El tercer cuarto fue favorable para los intereses de EspaĂąa, que mostrĂł una encomiable actitud defensiva sobre la cancha, tapando lĂ­neas de pase y cerrando mucho mejor el rebote en lo que fueron los mejores minutos de las espaĂąolas en este Europeo. La defensa de las de HernĂĄndez, ademĂĄs, provocĂł que las pĂŠrdidas francesas se fueran a 20, por once de las espaĂąolas.

Con 46-48 a favor de EspaĂąa se entraba en los Ăşltimos diez minutos con toda la esperanza de doblegar a las galas. Sin embargo, nada mĂĄs lejos de la realidad, ya que Francia, con un parcial de 24-1 enterrĂł todos los anhelos de las espaĂąolas, que bajaron el nivel de concentraciĂłn y perdieron el choque en estos diez minutos, gracias tambiĂŠn al tremendo porcentaje de acierto de las jugadoras entrenadas por Pierre Vincent.

No queda otra para EspaĂąa, pues, que ganar los dos partidos que le restan en esta segunda fase de grupos para jugarse un buen pase a cuartos.