Ser 'runner' ya no es suficiente

Runners

El número de atletas populares en Salamanca ha alcanzado niveles inimaginables hace apenas cinco años, ahora ese furor parece ampliarse a otros deportes.

Dos décadas hace ya del estreno de Forrest Gump. En ella, un joven Tom Hanks corría por simple placer. Disfrutaba haciéndolo y, salvo contados aficionados al atletismo, parecía "de locos" eso de "correr por correr". Es más, a día de hoy, hay quien todavía se mofa de los que practican este deporte diciendo esa cansina 'gracieta' de que "correr es de cobardes".

 

Sin embargo, desde hace unos años, el furor por correr ha empezado a extenderse como la pólvora. Las pruebas populares han pasado de ser "cita de unos pocos" a ser "un movimiento de masas". Los que nunca se habían puesto unas mallas o se habían atado unas zapatillas han pasado a ser claros dominadores de términos como pronador, supinador, series, 'fartlek', ...

 

Si antes tenías hasta casi el mismo día de una carrera para apuntarte, hoy rara es aquella que no agota dorsales 24 horas después de abrirse inscripciones. Esto es la fiebre del atletismo popular, lo que ahora se conoce como 'running'.

 

Prueba de ello es que en Salamanca raro es el pueblo que no tiene una carrera al año por sus calles. Raro es el fin de semana que los aficionados a este deporte no tienen en su entorno una carrera en la que participar.

 

Incluso, ya no solo es el aumento de pruebas, es que ya hay hasta un calendario provincial – vamos por la segunda edición- con carreras cada fin de semana, lo que permite competir en esa prueba y puntuar también para una especie de liguilla, campeonato con premios para los más activos a lo largo de todo el año.

 

Es la fiebre del running. Y esta pasión por el deporte -bienvenida sea-  amenaza con extenderse a otros deportes. Prueba de ello es el aumento, ya constatado, de pruebas de duatlón o triatlón. Estas citas, antes para unos pocos, empiezan a ser contantes. Es más, Salamanca, por ejemplo, ya cuenta con una cita anual de 'Half Iron Man'.

 

La pasión por correr ya no es suficiente, son muchos los que ahora se han animado a  "montar en bicicleta", tanto de carretera como MTB, o hacen sus primeros pinitos en lo de nadar. Cada vez son más los jóvenes, y no tan jóvenes, que se adentran en la aventura de combinar varias de estas disciplinas.

 

Este interés por nuevos retos también se ha notado en los 'canicross' – carreras de atletas acompañados por perros-. Antes era raro, muy raro, ver una competición de este tipo en Salamanca (Santa Marta fue de los precursores) y ahora ya hay hasta liga provincial, auspiciada por el club Canicross Salamanca, una familia deportiva que no para de crecer.

 

Estos son solo algunos ejemplos de lo que se está cociendo, la fiebre del 'running' y lo que no es 'running'. Y no escribo más que he quedado para salir un rato a correr y, si tengo tiempo, quizá saque la flaca a dar una vuelta. Larga vida al deporte popular.