Sentencia. La Audiencia provincial rebaja la pena para los once imputados de 98 años y ocho meses de prisión a 46 años y medio. Julio de 2007. En la operación policial se incautó un kilo de cocaína

 
e. g.

La Audiencia provincial de Salamanca ha absuelto, por falta de pruebas, a E. G. C., alias Popi, presunto cabecilla de una red de tráfico de drogas. Junto a este imputado, también fue absuelto A. Ch. C., alias Charro –aunque deberá pagar una multa de 900 euros por una falta contra el orden público–. El resto de los acusados han sido condenados a penas que suman 46 años y medio de cárcel.

Según recoge el fallo, los imputados A. D. M., alias Murphy; L. G. M. Q.; M. M. C. M.; M. A. G. G.; N. J. H. G. y F. A. P. C. –estos cinco últimos de nacionalidad colombiana y los que trasladaron la droga desde Madrid a Salamanca– están condenados a seis años de cárcel para cada uno y al pago de una multa de 200.000 euros.

M. G. A., conocido como el jamonero, cumplirá una pena de tres años y seis meses de prisión, además del pago de una multa de 5.900 euros. J. M. S. G., hostelero de Salamanca, deberá afrontar tres años de prisión y 18.000 euros de multa por tráfico de drogas, además de un año de prisión por tenencia ilícita de armas. También, J. M. G. Z, alias Pin ha sido condenado a tres años de prisión.

Los imputados fueron arrestados el 13 de julio de 2007, en la denominada operación Masadá. En esta actuación, se incautaron 1.370 gramos de cocaína, cuyo valor en el mercado ilícito alcanzaría los 100.000 euros, además de cuatro vehículos, distintos efectos para la adulteración de la droga, joyas y 2.000 euros.

Según el Ministerio Público, el imputado E. G. C., alias Popi era el “cabecilla” de la banda de traficantes, cuya función consistía en estructurar el sistema de menudeo. Detrás de E. G. C., se encontraría, según esta misma versión, A. Ch. C., alias Charro, que se encargaría de “traer y llevar la droga” y de “cobrar”. En un puesto inferior se encontraría J. M. G. Z., Pin, quien supuestamente se encargaba de la venta de cocaína a través de su bar ubicado en Santa Marta de Tormes.

En esta presunta red se encontraban también J. M. S. G., que vendía hachís en su bar y A. D. M., alias jamonero, quien fue detenido tras salir del domicilio de E. G. C. y hallarle en su furgoneta sustancias.

El 13 de julio de 2007, a través de las intervenciones telefónicas, los agentes averiguaron que los imputados contactaron con un grupo de colombianos, que iban a trasladarse a Salamanca con un alijo de cocaína. Ese día, la Guardia Civil detuvo a L. G. M. Q. –enlace entre los salmantinos y los colombianos residentes en Madrid–, M. M. C. M., M. A. G. G., N. J. H. G., F. A. P. C. y A. D. M., Murphy, que fueron arrestados en La Aldehuela, donde tuvo lugar el intercambio de cocaína, y en el garaje de un centro comercial de Santa Marta. Posteriormente, el 22 de julio de 2007, fue arrestado J. M. S. G. con 2.974 gramos de hachís. Nueve días después arrestaron a E. G. C. y A. Ch. C.

La operación culminó con el arresto de J. M. G. Z. y M. G. A.