Senegal no fue rival para España, que comienza a funcionar como un equipo

DEFENSA Y CORRER. Son las máximas del equipo español dirigido por José Ignacio Hernández, aunque en la segunda mitad el juego no fue tan fluido.
ISABEL DE LA CALLE

Comenzó corriendo la selección española. Defendiendo y corriendo con las seguras finalizaciones de la mallorquina Marta Fernández en contraataque o de Lima en estático.

Siempre dominando el marcador, las españolas se cerraron bien atrás sobre las senegalesas para sacar el balón rápidamente con las aleros bien abiertas. Ahí es donde Fernández hace daño y José Ignacio Hernández lo sabe bien después de tenerla a sus órdenes esta pasada temporada en Cracovia.

El resto de efectivos españoles, en cambio, estuvo más acertado desde 6,25 metros que más cerca de la canasta. Ahí es donde comienza a verse ya claramente el trabajo táctico de Hernández, con bloqueos preparados para limpiar el camino de Valdemoro y Fernández.

En el interior, por otro lado, estuvo más segura Lima que Pascua en la corta distancia al aro, mientras que Montañana, como es habitual en ella, aprovecha más los espacios que se abren para intentarlo de tres (ayer, curiosamente, con más acierto que en los tiros de dos).

La diferencia de calidad entre ambas selecciones, además, iba dejándose notar con el paso de los minutos. Enseguida consiguieron las españolas los diez puntos de renta, para ir aumentándola hasta superar los 20 en el tercer cuarto (50-29, minuto 7). Quizá esa superioridad manifiesta hizo que la selección española bajara un poco los brazos en la segunda mitad del encuentro, sobre todo en intensidad defensiva, pero también en frescura atacante. De esta manera, las senegalesas se impusieron en el tercer parcial (11-13), para que José Ignacio pusiera las pilas a sus jugadoras entre uno y otro cuarto y éstas salieran ya en el último parcial con la clara intención de rematar el encuentro (24-8).

Perfil del equipo mundialista
Para Hernández su equipo de más peso estuvo comandado por Laia Palau al base, aunque dio entrada primero a Elisa Aguilar y luego a Silvia Domínguez en esa posición. La que finalmente no jugó fue Nuria Martínez, a la que se vio con hielo en el tobillo durante la primera mitad del encuentro y con la que no quisieron arriesgar los técnicos españoles, ya que había sido infiltrada. Sin embargo, sus admiradores salmantinos –que aún los tiene y son muchos– sí podrán verla hoy en el choque que la selección dispute contra Australia.

Igualmente dio un descanso casi equitativo a Marta Fernández, que se repartió los minutos con Anna Cruz y Alba Torrens. En el interior fue Anna Montañana la más utilizada por el salmantino, al igual que Lima, aunque también tuvieron minutos Nicholls y Pascua.

Cita por tanto para mañana a las 20 horas frente a Australia. Un rival que sin duda dará más trabajo a las españolas que la selección africana y que animará al público salmantino, que ayer se fue viniendo abajo con el paso de los minutos por la poca resistencia del rival.