Seminci.- Jacques Audiard presenta este viernes, penúltima jornada del festival, 'De óxido y hueso'

ÛDe óxido y hueso'
El cineasta francés Jacques Audiard presenta este viernes, penúltima jornada de la Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci), la producción franco-belga 'De óxido y hueso'.


VALLADOLID, 25 (EUROPA PRESS)

El cineasta francés Jacques Audiard presenta este viernes, penúltima jornada de la Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci), la producción franco-belga 'De óxido y hueso'.

Audiard convierte en protagonista a Ali, quien tiene que ocuparse de Sam, su hijo de cinco años al que apenas conoce, por lo que, sin dinero ni amigos, abandona su domicilio en el norte de Francia para refugiarse en casa de su hermana, que vive en Antibes.

Aunque ni su hermana ni su cuñado tienen mucho dinero, acogen a Ali y a Sam en el garaje de la casa y se encargan del pequeño; Ali encuentra un empleo como portero de discoteca y, tras mediar en una pelea una noche, conoce a Stephanie, una joven atractiva y segura de sí misma a quien acompaña a casa.

Mientras Stephanie es una princesa, Ali no tiene recursos pero las cosas cambiarán el día en que Stephanie, que se dedica a entrenar orcas en un parque acuático, sufre un accidente.

Audiard nació en París en 1952, estudió Literatura y Filosofía en La Sorbona y comenzó su carrera profesional como montador de cine, trabajando como ayudante en varias películas incluyendo 'El quimérico inquilino' (Roman Polanski, 1976); también trabajó en teatro, donde adaptó varias obras.

A principios de los 80, siguiendo los pasos de su padre, Michel Audiard, comenzó una exitosa carrera como guionista en películas como 'Réveillon Chez Bob' (Denys Granier-Deferre, 1984), 'Sac de noeuds' (Josiane Balasko, 1985), 'Saxo' (Ariel Zeitoun, 1987), 'Fréquence meurtre' (Elisabeth Rappeneau, 1988), 'Australia' (Jean-Jacques Andrien, 1989) o 'Confessions d'un Barjo' (Jérôme Boivin, 1992), entre otras.

Gracias a sus primeros éxitos pudo obtener financiación para su primer largometraje, 'Regarde les hommes tomber', presentado en la Semana de la Crítica en Cannes, que consiguió el César a la Mejor Primera Película y el premio Georges y Ruta Sadoul en 1994.

Su segundo trabajo, 'Un héroe muy discreto', logró la Espiga de Plata en la 41 Semana; su cuarta película, 'De latir mi corazón se ha parado', se alzó con ocho premios Cesar y el BAFTA a la Mejor Película en Lengua No Inglesa, galardón que repitió con 'Un profeta' en 2010, que también fue distinguida con el Premio Especial del Jurado en el Festival de Cannes.