Seis municipios de Salamanca presentan alegaciones al nuevo plan territorial de la Junta

La provincia de Salamanca cuenta con 26 áreas rurales definidas en el primer borrador. Almendra, Villares de Yeltes, Dio le Guarde, Alba de Yeltes, Peromingo y Cilleros de la Bastida han pedido cambios en la propuesta de la Junta.

La Junta de Castilla y León ha hecho público el documento con las alegaciones que han presentado los distintos municipios al nuevo Plan de Ordenación Urbana mediante Unidades Básicas de Ordenación y Servicios en el Territorio (Ubost).

 

En el caso de Salamanca, la provincia quedaría divida en 26 áreas rurales, según el borrador de la Junta de Castilla y León, ante el que se han presentado cuatro alegaciones agrupadas de seis municipios. Se trata de Almendra, Villares de Yeltes, Dio le Guarde, Alba de Yeltes, Peromingo y Cilleros de la Bastida, que solicitan un cambio de Ubost.

 

No en vano, en total son 15 alegaciones, de las que 9 se refieren al Mapa Ubost y 6 a la configuración de las Mancomunidades.

 

Por otro lado, en el ámbito regional, la Junta de Castilla y León ha iniciado este viernes los últimos pasos para cerrar la ordenación territorial con la aceptación de 31 alegaciones a las unidades rurales, como ha explicado el consejero de la Presidencia, José Antonio De Santiago-Juárez, quien ha confiado que lograr el respaldo de los dos tercios de las Cortes necesario para cerrar los mapas definitivos en primavera, ya que es una cuestión que "urge" para no generar "desequilibrios" entre el ámbito rural y urbano.

  

Así, la conformación de los mapas de unidades rurales definitivo tras la incorporación de estas alegaciones se ha enviado este viernes a las nueve diputaciones provinciales y al Consejo Comarcal de El Bierzo, que contarán con el plazo de un mes para elevar sus informes. Además, De Santiago-Juárez también ha remitido la conformación del territorio a los agentes presentes en el diálogo social y a los grupos parlamentarios, donde ha reconocido que ya existen "conversaciones discretas" con el PSOE para conseguir un acuerdo sobre este asunto.

  

El consejero de la Presidencia ha explicado que después de que hayan pasado tres meses en los que el borrador del Mapa de Unidades Básicas de Ordenación y Servicios del Territorio Rurales ha estado sometido al trámite de participación, la Junta ha recibido un total de 85 alegaciones y sugerencias a través del portal Gobierno Abierto, de las que 60 son de ciudadanos, 22 de ayuntamientos, dos de entidades privadas y una del partido político Podemos, a las que hay que sumar las miles presentadas en los registros oportunos.

  

Tras recopilar todos los documentos se han agrupado por temas coincidentes hasta llegar a un total de 70 de las que se han incorporado a la resolución final 31 --más del 44 por ciento--, lo que implica que 41 municipios han cambiado de unidad básica y la creación de dos nuevas, en concreto la de La Maragatería en León y la de las Merindades en Burgos.

  

Así, finalmente los mapas se componen de 178 unidades básicas de ordenación y servicios del territorio.

  

"Hoy arranca el trámite formal, es el último paso para que todo el territorio tenga las mismas posibilidades", ha explicado De Santiago-Juárez, quien ha recordado que los mapas de unidades básicas urbanas ya se aprobó, por lo que el respaldo definitivo a las rurales "urge" para no generar "desequilibrios".

  

El consejero de la Presidencia ha avanzado que ya mantiene contactos "muy discretos" con representantes del PSOE para lograr el respaldo necesario en las Cortes con el fin de dar luz verde a esta organización y ha asegurado que, por el momento la "música" de los primeros contactos "le gusta".

  

Así, ha asegurado que se buscará el máximo apoyo posible dentro del parlamento y ha abogado por "tener paciencia" y "ser prudente" y, aunque no baraja por el momento la posibilidad de no tener apoyos en el Parlamento, sí ha garantizado que "existe un Plan B".

  

No obstante ha insistido en el acuerdo alcanzado para aprobar tanto la Ley de Ordenación del Territorio como los mapas de unidades urbanas, por lo que se "optimista" ante el futuro respaldo sobre el "último paso para que todos los municipios estén en igualdad de condiciones", a lo que ha sumado como "urgencias" la necesidad de "reformar" el modelo de financiación autonómica y la Ley de Haciendas Locales.