Seis detenidos en una red de tráfico de heroína de un clan familiar en el barrio salmantino de Buenos Aires

Las vigilancias permitieron detectar una "importante afluencia de drogodependientes" que llegaban desde localidades como Santa Marta de Tormes, Villares de la Reina o Carbajosa de la Sagrada.

Seis personas han sido detenidas por un presunto delito de tráfico de heroína en una investigación sobre un clan familiar asentado en el barrio de Buenos Aires, en Salamanca, que ha permitido desarticular dos importantes puntos de venta de heroína en la capital charra y en Burgos.

  

Según los datos aportados por la Guardia Civil y recogidos por Europa Press, las investigaciones han sido llevadas a cabo por el Equipo de Delincuencia Organizada y Antidroga (E.D.O.A.) de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil de Salamanca durante los últimos dos meses.

  

Esta investigación policial, dirigida por la titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Salamanca, se inició en el marco de la lucha de la Guardia Civil contra el incremento en el consumo de heroína, detectado por el aumento en el número de aprehensiones de pequeñas dosis de heroína a drogodependientes procedentes del barrio de Buenos Aíres, efectuadas por las patrullas de seguridad ciudadana del Instituto Armado.

  

Mientras la investigación avanzaba, las vigilancias permitieron detectar una "importante afluencia de drogodependientes" que desde localidades como Santa Marta de Tormes, Villares de la Reina o Carbajosa de la Sagrada, entre otras, acudían a diario al Barrio Buenos Aíres a por dosis de heroína, lo que dejó al descubierto "una red de distribución integrada por miembros de una misma familia, que vendían esta sustancia estupefaciente a consumidores y a otros narcotraficantes de menor entidad".

  

En la madrugada del día 15 de junio, componentes del EDOA detectaron una venta del clan familiar a un narcotraficante asentado en la ciudad de Burgos, que se desplazó a Salamanca para adquirir una partida de heroína.

  

Tras montar un "complejo operativo policial" se logró la detención de los integrantes del clan familiar y de red de distribución de heroína de Burgos y se practicaron tres registros domiciliarios, dos en el barrio de Buenos Aíres en Salamanca y otro en Burgos, con el apoyo del GRS Nº 6 de León, la UOPJ de la Comandancia de Burgos y las unidades cinologicas de Salamanca y Burgos.

  

Allí se intervinieron "números efectos de interés para la investigación", como 154 gramos de heroína, básculas de precisión y utensilios para la venta de droga, varios machetes, un taser (arma de descargas eléctricas prohibida) y 15.000 euros en efectivo. Además, se han embargado tres vehículos de alta gama, valorados en 70.000 euros.

  

Los detenidos, R.B.G., de 46 años; A.J.J., de 45 años; E.E.B.J., de 40 años; E.B.J., de 69 años; L.G.S. de 59 años, y J.C.G.R., de 48 años, pasaron a disposición judicial la tarde del día 16 de junio, y se ha decretado el ingreso en prisión de unos de ellos, con prisión eludible bajo fianza para el resto.

  

Según han precisado las mismas fuentes, uno de los domicilios donde se efectuaron los registros en el barrio de Buenos Aires, contaba con un sistema de video vigilancia y tres puertas acorazadas en la entrada principal. Además todas las ventanas tenían contraventanas metálicas para dificultar de esta forma la acción policial.