Seis bejaranos, detenidos en la operación que destapa a la ciudad textil como centro de operaciones de una red internacional de tráfico de drogas

Miembros de las fuerzas de seguridad realizaron las detenciones y los registros en Béjar, en las calles del Pino, San Nicolás, Tomás Bretón, Miguel de Unamuno y Obispo Zarranz.

Una operación conjunta de la Guardia Civil y la Guardia di Finanza ha permitido desarticular una organización criminal dedicada a introducir hachís y cocaína en España e Italia desde Marruecos. En dicha operación, han sido detenidos el líder del grupo y los otros 52 integrantes de la organización y se han intervenido más de 800 kilos de hachís y siete de cocaína, además de diversas cantidades de heroína, marihuana y éxtasis.

 

Miembros de las fuerzas de seguridad realizaron las detenciones y los registros en Béjar, en las calles del Pino, San Nicolás, Tomás Bretón, Miguel de Unamuno y Obispo Zarranz. Además, la Guardia Civil ha comfirmado la detención de seis residentes en la localidad textil, que actuaban como transmisores de la droga en el resto de la geografía nacional.

  

Según informa el comunicado de la Guardia Civil, los registros y detenciones practicados durante la operación policial se han llevado a cabo en diversas localidades de Italia, así como en Cádiz, Sevilla, Málaga, Salamanca, Madrid y Barcelona, ciudad esta última donde se ha encontrado un arsenal de armas y municiones.

  

También se han intervenido más de 45.000 euros en metálico, 18 turismos, dos camiones con cuatro remolques, una embarcación y 40 teléfonos móviles.

  

La forma de operar de esta organización consistía en realizar envíos de hachís desde Marruecos con destino a España o Italia, camuflándolo en dobles fondos de camiones con cargas legalmente declaradas para no levantar sospechas a los agentes.

  

Los envíos a Italia se hacían a través de Barcelona, sin embargo, los de carácter nacional se realizaban hacia Salamanca. A la vez, existía otra rama de la organización que distribuía cocaína desde Madrid a la Bahía de Cádiz, bien directamente desde la capital o a través de Jaén y Córdoba.

 

OPERACIÓN CONJUNTA ENTRE ESPAÑA E ITALIA

 

La operación se inició con dos actuaciones independientes, una llevada a cabo en Cádiz por parte de los guardias civiles del Equipo de Delincuencia Organizada y Antidroga (EDOA) de Cádiz y otra realizada por los agentes de la Guardia di Finanza de Turín (Italia).

  

Las investigaciones de ambos Cuerpos policiales fueron desvelando poco a poco las conexiones existentes entre los delincuentes que operaban en ambos países, los cuales tenían como denominador común el origen marroquí de la droga a requerimiento de la organización.

  

Una vez concretado por parte de los investigadores que se trataba de una misma organización, con ramificaciones en los tres países (Marruecos, Italia y España), se llevaron a cabo contactos policiales y judiciales, tanto en Italia como en España, que permitieron el flujo de información y la explotación definitiva y simultánea de la Operación 'Molin', culminando con la total desarticulación de la organización y la detención de sus miembros.