Secuestran a un vecino para robarle y le sueltan tras quemar su vehículo

En Aldearrodrigo. Los asaltantes amordazaron a la víctima en los aledaños de su casa y lo soltaron horas después tras incendiar su propio coche en mitad de un camino agrícola. Capturados.
Chema Díez

La localidad salmantina de Aldearrodrigo vivió en la jornada de ayer un suceso anormal para una población de poco más de 100 habitantes, en el que un grupo de tres individuos asaltó a un vecino, V. C., que se disponía a entrar en su domicilio después de una larga jornada de trabajo.

Todo comenzó en torno a las 22.30 horas del jueves cuando V. C. fue asaltado y amenazado por tres personas (la cuarta llegó media hora después), con el objetivo de robarle dinero. “Después de encerrar el coche en el garaje, me asaltaron tres individuos de complexión fuerte con los que tuve un forcejeo hasta que me amordazaron. Me quitaron las llaves y entraron en mi casa pero no consiguieron nada y después entraron en la nave donde tengo el coche y la furgoneta”, señala la propia víctima.

Tan sólo pudieron conseguir “30 euros, pero ellos insistían en pedirme dinero. Me maniataron, me metieron en el maletero de mi propio coche y me dejaron en un camino agrícola cerca de Almenara de Tormes ”.

Después y tras huir los asaltantes, V. C. tuvo que caminar descalzo durante unas horas por varios caminos hasta que llegó a Torresmenudas, población situada a tres kilómetros de Aldearrodrigo, donde acudió a casa de un conocido para avisar a su hermano y a la Guardia Civil, cerca de las 01.30 horas. “Caminé durante un par de horas y me orienté por las luces de Topas y las del propio pabellón de Aldearrodrigo, alrededor de las 00.00 horas hasta que llegué, después de soltarme tres veces y de aguantar que me metieran un calcetín en la boca, me golpearan y amenazaran en reiteradas ocasiones”. La víctima, que se dedica a distribuir dulces y gominolas por la provincia, reconoce que pasó miedo, pero mostró gran entereza.

Estudio de la zona
Por otro lado, un pastor que cuida un rebaño de ovejas en una finca próxima a la vivienda del afectado señaló que ya había visto un coche merodeando por la zona el pasado domingo, e incluso V. C. lo vio el lunes pasado por lugares aledaños, en concreto un C4 color champán. Dos de los asaltantes están ya detenidos y provienen del barrio San José y de Santa Marta.
“Tres meses llevamos detrás de ti, tú tienes mucho dinero”, le dijeron los atracadores. Incluso la víctima, estando en el maletero escuchó que querían “quemar mi coche conmigo dentro, y llegaron a echarme paja encima”. Asimismo, le apartaron en una cuneta al lado de su coche y le pusieron un gorro en la cara antes de quemar su vehículo. V. C. mostró una serenidad y unas agallas dignas de elogio ante la situación que vivió durante tres horas, mantenido la calma en todo momento y usando la psicología como medida de defensa. Todo eso sin perder la sonrisa ni las ganas de trabajar. Envidiable.

Dos de los implicados, detenidos
Afortunadamente, la Guardia Civil detuvo en la madrugada del viernes, alrededor de las 01.25 horas en la entrada de Salamanca a dos de los tres asaltantes, I. G. G. de 26 años y B. A. A. de 30, pero permanece huido el hermano del primero, F. G. G., a los que ya seguían la pista después de conocer varias actividades delictivas y conocían el vehículo de los atracadores, un C4 de color champán, aspecto que ha facilitado su búsqueda. Los dos detenidos se encuentran en las dependencias de la Guardia Civil a la espera de pasar a disposición judicial.