Se tomarán medidas para que la rivalidad quede en lo deportivo

La Comisión Antiviolencia ha tomado medidas para que la rivalidad entre UDS y Valladolid quede en el terreno de juego y no se repitan algunos de los incidentes que han acompañado a este derbi a lo largo de su historia. Por eso el duelo ha sido declarado de alto riesgo y el despliegue policial será mayor del habitual.
T. S. H.

En principio no está previsto que haya un desplazamiento masivo de aficionados del Valladolid. El club solicitó 500 entradas para el encuentro de las que apenas se vendieron 300 y por eso se estima que aunque muchos aficionados se desplacen hasta Salamanca para comprar aquí la entrada, la afluencia de blanquiviolentas no superará el millar. En todo caso se ha buscado tener todo bien controlado y evitar así que suceda lo mismo que en el encuentro de la primera vuelta cuando se registraron incidentes violentos entre grupos incontrolados de las dos aficiones en los aledaños del estadio y en un centro comercial próximo. Entonces hubo hasta seis detenidos y la policía se incautó de armas blancas y bengalas.

Habrá que ver como incide en la afluencia de aficionados el hecho de que el choque se dispute por la mañana, que sea televisado y, además, que haya que pasar por taquilla. Curiosamente el anterior choque en el que hubo que pagar, frente al Betis, es hasta ahora uno de los que más aficionados ha arrastrado al Helmántico.