Se suma a la fiesta

LÍder ¿por un día?. La UDS se acuesta en lo alto de la tabla tras vencer al Nàstic en un duelo que convence al Helmántico. PROTAGONISTAS. Biel detuvo un penalti con 0-0 y Juanjo marcó su primer tanto
teresa sánchez

Todo apunta a que cada partido en el estadio Helmántico puede convertirse esta temporada en un buen espectáculo con el que pasar la tarde o la noche. Los prolegómenos, con el homenaje de la afición al entrenador que ha convertido a este país en campeón del mundo, invitaban al optimismo y desde el minuto uno se observó que los dos equipos estaban dispuestos a luchar por la victoria y el choque prometía emociones fuertes. Al arreón inicial de la UDS, con una primera llegada al área, respondía el Nástic haciéndose con un mayor dominio del esférico, aunque se veía obligado a moverlo en horizontal ante unos jugadores blanquinegros bien situados y que cortaban cualquier opción de progresión.

Lo buscaba el equipo tarraconense sobre todo por la banda de Arbilla con Mingo y Juan muy activos, aunque el vasco los controlaba bien. La única llegada visitante era un disparo lejano de Gerardo que se marchaba alto y en la portería contraria Juanjo lo intentó también desde la frontal pero su disparo rechazó en un zaguero y se marchó por el encima del travesaño. En ese tira y afloja llegó la primera acción que aceleró el encuentro. Juan llegó a la frontal unionista y sobre la línea Arbilla le arrebató el balón, el colegiado apreció falta y pitó penalti ante la incredulidad del zaguero y las protestas de la grada que se convirtieron en aplausos cuando Biel Ribas respondió con un paradón al disparo de Rubén Navarro. El balón rechazado no lo pudo cazar bien Gerardo y lo envió alto.

El choque ya había entrado en ebullición y se abrió un poco más, lo que permitía a unos y otros llegar con mayor peligro a las inmediaciones del portero rival. Sarmiento tuvo una clarísima oportunidad de desnivelar el duelo con una acción personal en la que combinó con Marcos y ganó el área pero en su intento por colocar el esférico cerca de la cruz de la portería de Rubén Pérez lo envió fuera.

Se intuía peligro cuando futbolistas como Perico y, sobre todo, Sarmiento entraban en contacto con el esférico y precisamente de una acción que nació de los pies del argentino se originó el gol. El extremo ganó con fuerza un balón, se asoció con Perico y éste abrió hacia la incorporación del lateral que sorprendió a todos mandando un balón abierto al otro pico del área donde apareció Juanjo para cruzar con maestría y poner el 1-0 en el marcador.

Si algo se podía esperar en la segunda mitad era el apretón del Nástic que lo intentó pero se encontró a una Unión Deportiva Salamanca muy bien colocada, capaz de cerrar todas las líneas y de poner, con su presión, en apuros a su rival cuando intentaba sacar el esférico. De hecho, a excepción de alguna acción a balón parado de los visitantes, el mayor peligro llegaba por parte de los locales a los que, como pero, se les podía achacar que pocas de esas acciones finalizaban con disparo sobre el marco de Pérez.

Una buena salida por banda de Arbilla que entró en combinación con Perico, al que derribaron en la frontal con una entrada muy dura, fue la jugada más bonita en una segunda mitad más táctica que brillante. Lo intentó el Nástic desde fuera del área en los minutos finales en los que Mingo acabó expulsado por agresión a Juanjo.