Se reduce de un año a 18 días el plazo de pago de los daños causados lobo en la provincia

Foto de archivo

Tal y como se comprometió el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, y según se publicó en la Orden que entró en vigor el pasado 31 de mayo, se han iniciado los pagos compensatorios derivados de los daños producidos por los ataques de lobos a la ganadería en las explotaciones de la zona de protección de la provincia.

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, adquirió el compromiso de que la Junta de Castilla y León suscribiría un seguro de pago compensatorio por los daños producidos por el lobo al ganado de las explotaciones situadas en la provincia, tanto por el daño real como por el lucro cesante. 

 

Este seguro entró en vigor el pasado 31 de mayo y desde entonces se han presentado 54 solicitudes, de las cuales dos se han desestimado y 15 se encuentran en subsanación por falta de documentación. De las 37 restantes que se encuentran presentadas correctamente, 14 ya se han pagado en un plazo medio de 18 días y las otras 23 ya están comunicadas a la aseguradora para que procedan a su pago en los próximos días. 

 

Con esta medida puesta en marcha, Suárez-Quiñones ha querido atender las peticiones de los afectados por los ataques de lobo, ya que el principal objetivo del Plan de Conservación y Gestión del Lobo se centra en lograr la compatibilización de este animal con la ganadería extensiva, impuesta por la Directiva Europea Hábitats 92/43/CEE de la provincia. Además, esta medida de compensación de daños irá acompañada de otras que permitan reducir los daños reiterados a determinadas explotaciones, como es el asesoramiento para establecer medidas preventivas, la búsqueda de líneas para su financiación, cerramientos voluntarios financiados, entrega de perros mastines, y si no hubiera otras soluciones satisfactorias, controlar las poblaciones locales de lobos.

 

En la Orden publicada en Bocyl el pasado 30 de mayo se establecía también el sencillo procedimiento para que, en el caso de que se produjese la muerte del ganado por ataque de lobo en la provincia, el ganadero comunique la incidencia en menos de 48 horas desde el ataque. Una vez recibida esta comunicación por la Administración autonómica de forma telefónica, los funcionarios de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, especialmente agentes medioambientales, acudirán a comprobar los hechos para redactar un informe sobre el ataque. Una vez recibida la solicitud escrita del ganadero, y en función del informe anterior, la Junta trasladará a la aseguradora la orden del pago estipulado para el ganadero, tanto el daño real como el lucro cesante.