Se reanuda hoy el juicio del caso Marta con las declaraciones de los padres

Mañana martes declarará el 'Cuco'
El juicio por la desaparición y el presunto asesinato de la joven sevillana Marta del Castillo afronta a partir de este lunes su segunda semana, que tendrá como epicentro las declaraciones de los padres de la víctima y del 'Cuco', a quien la Audiencia Provincial de Sevilla ha absuelto de la violación y el asesinato de la joven, condenándolo a dos años y once meses de internamiento por un delito de encubrimiento y al pago de 414.910 euros por los gastos generados por la búsqueda en el río Guadalquivir.

De esta manera, este lunes día 24 de octubre prestarán declaración como testigos los padres de la joven, Antonio del Castillo y Eva Casanueva, así como el tío de la víctima, Javier Casanueva, una declaración ésta última que estaba inicialmente prevista para el día 3 de noviembre, aunque finalmente se adelantó a este lunes tras solicitarlo el abogado de la familia, José María Calero, con el objetivo de que declaren todos el mismo día y, a partir de ese momento, ya puedan entrar en la sala para seguir la vista oral.

De igual modo, el mismo lunes está previsto que declaren otros cinco testigos, mientras que, ya en la jornada del martes, la Sección Séptima de la Audiencia Provincial de Sevilla acogerá la declaración de tres testigos, entre ellos el 'Cuco', aunque el padre de Marta no espera que diga dónde está el cuerpo de su hija. "No va a aportar nada nuevo, porque sería meter a los demás por medio, cosa que no ha querido nunca", aseveró Antonio del Castillo en una rueda de prensa ofrecida este viernes en la puerta de su portal, en la calle Argantonio.

Por último, en la jornada del miércoles comparecerán nueve testigos, entre ellos siete funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía, según el guión del juicio elaborado por la Sección Séptima de la Audiencia Provincial y al que ha tenido acceso Europa Press, en el cual se estima que la vista oral se celebre, a lo largo de un total de 20 sesiones, hasta el próximo día 30 de noviembre.

El juicio, para el que se han acreditado 40 medios de comunicación y alrededor de 150 periodistas, comenzó el pasado lunes con las cuestiones previas, destacando la solicitud de la familia de Marta para que declarasen los padres del acusado Samuel Benítez y el comisario jefe de la Brigada Provincial de la Policía Judicial, Manuel Piedrabuena, y para que el tribunal plantease una cuestión de inconstitucionalidad ante el Tribunal Constitucional (TC) por el hecho de que haya habido dos juicios, uno contra el 'Cuco' y el que se sigue estos días contra el resto de imputados.

CONTINÚAN SIN DECIR DÓNDE ESTÁ EL CUERPO

Todas estas cuestiones fueron rechazadas, en la jornada del martes, por el tribunal, al igual que la nulidad del procesamiento y de las escuchas solicitada por el abogado del hermano del asesino confeso, Francisco Javier Delgado. Una vez estas cuestiones previas fueron resueltas, comenzó la declaración del asesino confeso, Miguel Carcaño, quien reconoció haber matado a Marta tras golpearla una sola vez en la zona de la sien con un cenicero que tenía en la mesa del ordenador de su cuarto de la vivienda de León XIII.

No obstante, negó que la violara y dijo que fueron Samuel y el 'Cuco' quienes se deshicieron del cuerpo en un coche conducido por el primero de ellos, a donde la trasladaron sin tapar en una silla de ruedas que guardaba en su vivienda. Por ello, dijo desconocer dónde está el cuerpo de Marta del Castillo, aunque Samuel "me comentó algo del río" Guadalquivir "pero no me especificó el sitio". "¿Dónde está el cuerpo?", le preguntaron tanto el fiscal como su abogada, Paloma Pérez, al concluir sus interrogatorios, a lo que el acusado volvió a contestar: "no sé".

De su lado, en la jornada del miércoles prestaron declaración los otros tres acusados, quienes negaron su participación en la tareas para hacer desaparecer el cuerpo de la joven y coincidieron en señalar que no saben dónde está el cadáver, que se buscó de manera infructuosa en el río Guadalquivir, el vertedero de Alcalá de Guadaíra o en una zanja de la localidad de Camas, cercana al domicilio de la menor con la que Miguel Carcaño mantuvo una relación sentimental.

SAMUEL DICE QUE "NUNCA ESTUVO" EN EL PISO EL DÍA DEL CRIMEN

En este sentido, el fiscal del caso concluyó los interrogatorios de los tres acusados con la misma pregunta: "¿Dónde está Marta?", a lo que María García contestó: "No lo sé"; Francisco Javier Delgado: "Es algo que no sé ni he sabido nunca", y Samuel Benítez: "No sé dónde está el cuerpo de Marta ni le he preguntado a ninguno de ellos --en referencia a los otros tres imputados-- dónde está" el cadáver.

De este modo, Samuel explicó que el 24 de enero de 2009 estuvo en Montequinto e insistió en que, ese día, "nunca pisé" el domicilio de León XIII donde se produjo el crimen, por lo que todo lo afirmado por Carcaño en cuanto a su participación en la desaparición del cuerpo "es totalmente mentira". "Declaré que arrojaron el cadáver al río por las coacciones y amenazas" de la Policía, pues "en el momento de mi detención me dijeron que, o me inculpaba, o irían a por mis padres o por la que era entonces mi novia", explicó.

De su lado, el hermano del asesino confeso aseguró que la tarde del 24 de enero, a partir de las 21,00 horas, la pasó en casa de su exmujer, donde fue a ver a su hija, y en el pub que regentaba, donde estuvo hasta alrededor de las 3,00 horas. Tras cerrar el pub, se marchó a otro bar y, en torno a las 4,00 horas, llegó al piso de León XIII donde tuvo lugar el crimen, en el que se encontraba su novia, que había acudido allí para estudiar aunque en ese momento ya se encontraba durmiendo.

OLOR A "FREGONA SUCIA"

Por último, María García relató que el día 25 de enero de 2009, sobre las 00,15 horas, llegó a la vivienda de León XIII al objeto de estudiar, señalando que, al pasar por la puerta del dormitorio donde dormía Miguel Carcaño, notó un olor "extraño, pero no a amoniaco, sino un olor como de fregona un poco sucia de estas que hay en los bares". "No vi a Miguel en torno a las 1,30 horas con una silla de ruedas; tampoco vi el cuerpo en el salón, ni ayudé a envolver a Marta ni vi que se la llevaran; esa noche sé que no entró nadie en el piso porque estuve allí toda la noche, por eso confío en Miguel", apostilló.