"Se me echó encima" dice el acusado de atropellar al ex marido de su pareja en un aparcamiento

Los hechos tuvieron lugar el 20 de septiembre de 2009 y la víctima también está acusada por un delito de quebrantamiento de condena.
La Audiencia provincial ha dejado esta mañana visto para sentencia el juicio contra A. S. por asesinato en grado de tentativa y contra Á. J. por un delito de quebrantamiento de condena. Durante la vista celebrada esta mañana, todas las partes han procedido a explicar los hechos por los que han sido acusados. Según las declaraciones de los testigos y los implicados, los hechos ocurrieron el 20 de septiembre de 2009 cuando los dos acusados, junto a la ex-mujer de Á. J. y actual pareja de A. S. y la madre de ésta, coincidieron en el aparcamiento del supermercado 'Dia' situado en la carretera de Madrid junto al hotel Emperatriz y, tras una pelea, A. S. atropelló a Á. J. con una furgoneta, produciéndole graves lesiones.

En su declaración, A. S. ha asegurado que él, junto con su actual pareja, llegaron al aparcamiento en su coche, donde se había citado con la madre de la mujer para que ésta le llevara ropa. Cuando estacionó su vehículo, llegó Á. J. en una furgoneta, que estacionó impidiendo el paso al coche del acusado. A. S. asegura que hubo un forcejeo entre todos los presentes y pidió en repetidas ocasiones que retirara el vehículo para que tanto él como su mujer pudieran abandonar la zona. Ante la negativa de este, A. S. accedió a la furgoneta para retirarla y en una maniobra atropelló a Á. J. que "se me echó encima", ha explicado el acusado.

Esta versión ha sido ratificada tanto por su mujer como por la madre de ésta, quienes han asegurado que en ningún momento hubo intención de hacer daño a la víctima y que llamaron a la ambulancia para que fuera atendido.

Por su parte, Á. J., víctima del atropello y acusado por un delito de quebrantamiento de condena de alejamiento de su ex-mujer, asegura que llegó al aparcamiento con su hija porque había recibido la llamada de su suegra para que le llevara a la pequeña. Reconoce que hubo un forcejeo entre ambos pero niega que llevara un cuchillo, tal y como había declarado el acusado. Además, Á. J. asegura que fue atropellado adrede.

Tanto la Policía Local de Santa Marta como la de Salamanca han declarado que cuando se personaron en el lugar de los hechos se encontraron con un hombre gravemente herido de la furgoneta, que se encontraba consciente y que trataron de facilitar el rescate. Por su parte, la Guardia Civil ha explicado que, según su informe, el acusado atropelló en repetidas ocasiones a la víctima. Dato que han confirmado los peritos, ya que las lesiones fueron muy graves y se encontraron quemaduras producidas por el roce y arrastre con el vehículo.

Ante estos hechos, el Ministerio Fiscal ha solicitado pena de 20 años por asesinato en grado de tentativa, ya que, aunque hubo forcejeo, las lesiones producidas por Á. J. son muy leves, mientras que las que él recibió fueron muy graves. Además, el fiscal aseguró que utilizar un vehículo como arma aumenta el grado de indefensión de la víctima. Esta misma petición la ha realizado la defensa de Á. J., quien asegura que se produjo un asesinato con alevosía y ensañamiento y destacó las contradicciones en las declaraciones del acusado. Asimismo, tanto la defensa como el Ministerio Fiscal consideran que no se produjo el quebrantamiento de condena, ya que si el acusado llegó allí sin saber que estaba su ex-mujer no puede producirse el delito del que le acusan.

Por su parte, la defensa de A. S. pide la absolución del acusado, ya que consideran que no hay pruebas suficientes que demuestren que atropelló a la víctima en varias ocasiones y que ha quedado probado que su defendido nunca tuvo intención de herir a Á. J. sino que su intención era huir del lugar para evitar enfrentamiento mayores. Con esto, el juicio ha quedado visto para sentencia.