Se levanta el polémico campamento

Este lunes finaliza el plazo legal de la acampada. Así se pone punto y final a una acampada que ha levantado ampollas en las relaciones entre Ayuntamiento y Subdelegación

Se acaba el plazo. Este lunes es el último día del permiso de Acampada de Salamanca para mantener las tiendas en la Plaza Mayor. Durante ocho días los “indignados” han podido hacer uso de este escenario para dar repercusión a sus propuestas de cambio en el estamento político.


Esta concentración en el corazón de la ciudad, más allá de las diferencias políticas de los convocantes con los principales fuerzas políticas, ha supuesto el germen de una nueva polémica entre Ayuntamiento de Salamanca (firma opositor a la concentración en la Plaza) y la Subdelegación (defensor de la legalidad de la iniciativa).


Otros colectivos también han mostrado su opinión, como los hosteleros de la Plaza, que han mostrado su descontento con la acampada, porque, según ellos, ha perjudicado al trabajo diario en sus establecimientos. Otros, en cambio, les han apoyado.


La última actividad de los indignados, coincidiendo con el asentamiento en la Plaza, ha sido la manifestación por las calles de Salamanca pidiendo cambios en el actual modelo para la compra y venta de casas.