Se intensifica la guardia de Barruecopardo tras la muerte el domingo de un vecino

Cada noche, y ya van 15 consecutivas, los afectados por el cierre de las urgencias nocturnas siguen acudieron al centro de salud
Los vecinos de Las Arribes afectados por el cierre de las urgencias nocturnas han vuelto a acudir al centro de salud de Barruecopardo para que el personal sanitario deba estar en sus puestos.

De hecho, la noche del lunes al martes se han citado más personas que en noches anteriores tras lo sucedido la jornada dominical en la que falleció un paciente al que le sobrevinon un infarto. Entonces varias decenas de vecinos volvieron a obligar al médico y enfermera del centro de esta localidad a permanecer en su puesto de trabajo más allá de las 22.00 horas.

A las 23.45 horas, llegó un vecino aquejado de un infarto, en una situación muy grave y los sanitarios lo intentaron estabilizar hasta que llegó el personal médico de Aldeadávila, unos 40 minutos, y la ambulancia.