Se descubren unas pinturas del siglo XVI en la iglesia de Palaciosrubios

La restauración de unas pinturas han permitido el descubrimientos de otros frescos repartidos por todo el templo de una gran calidad en el dibujo. Los primeros estudios avanzan que estas pinturas se encuentran repartidas por diferentes paramentos de la iglesia parroquial de Palaciosrubios

Los párrocos de Palaciosrubios, Tomás Gil y Juan Andrés Martín, junto a la restauradora Marta Arroyo presentaron hoy las pinturas que están siendo restauradas en diferentes paramentos de la iglesia parroquial, de autor desconocido y de una gran calidad especialmente en el dibujo

 

Se están rehabilitando pinturas del siglo XVI en la pared de la nave del evangelio con unas pinturas tras un retablo que representan la coronación de la Virgen por la Santísima Trinidad. A sus lados se han descubierto frescos como la ascensión de la Virgen al Cielo, o una Asunción rodeada de ángeles. 

 

También se ha descubierto un calvario con San Juan y la Virgen entre otras figuras así como dos ángeles que portan sendos cálices. Todo apunta que el fresco se completaba con un cristo devocional, como el que actualmente se encuentra en el altar mayor de la iglesia de estilo gótico. El fresco está encuadrado por figuras geométricos que se han hallado detrás incluso de una capa de ladrillos. 

 

La restauradora, Marta Arroyo, ha realizado diferentes catas por la iglesia que han permitido descubrir en la nave de la epístola una hornacina en yeso, que se trataba de un retablo manierista que originalmente podía custodiar la imagen de la Virgen de las Candelas. 

 

Pero tal vez, el plato fuerte se encuentra en la sacristía donde se ha descubierto un descendimiento encima de la cajonera. Pero además, en los techos laterales también se descubierto frescos perfectamente conservados gracias a que fueron enyesados lo que ha permitido que lleguen ocultados hasta hoy perfectamente. Son representaciones variadas como los estigmas de San Francisco, entre otras imágenes. 

 

El sacerdote, Tomás Gil, explicó que previsiblemente estos frescos fueron realizados debido a la escasez de recursos económicos para adquirir retablos de madera, por lo que se decidió pintar los paramentos. Por su parte, Marta Arroyo, destacó la gran calidad de las pinturas que aunque renacentistas parecen muy modernas.