Se confirma la lesión de Lyttle, que hace temblar los esquemas de Avenida

ConTractura. La caribeña es más que duda para la Copa, ya que este tipo de dolencia necesita una semana de recuperación y ella tendrá sólo tres días. TRATAMIENTO. ‘Fisio’, corrientes y medicación
ISABEL DE LA CALLE
La columna vertebral de Perfumerías Avenida llegará tocada a la primera gran cita de la temporada, la Copa de la Reina.

Si el esguince de rodilla que se hizo Belinda Snell en diciembre ya fue una contrariedad para el conjunto salmantino, la contractura que sufrió Sancho Lyttle el martes en la final de la Copa Federación ante el Arranz Jopisa de Burgos ha hecho tambalear toda la estructura del juego azulón.

Al menos, la ecografía a la que fue sometida ayer la jugadora caribeña descartó la rotura fibrilar en los isquiotibiales que todos temían cuando vieron a Lyttle lesionarse en una carrera sin oposición durante el encuentro jugado en el pabellón El Plantío. A pesar de tener un primer diagnóstico positivo, el doctor Carlos Moreno realizará hoy una nueva ecografía para confirmar la ausencia de rotura.

El galeno del conjunto charro reconoce que la jugadora llegará “muy justa a la Copa porque este tipo de lesión tiene unos plazos que desde luego no vamos a poder cumplir”, reconocía. Y es que normalmente con una contractura como la de Sancho, la jugadora estaría cuatro o cinco días parada, para empezar a ejercitarse a partir de esa fecha, por lo que el tiempo de recuperación hasta que pudiera volver a jugar sería de una semana. Desgraciadamente, la caribeña sólo tendrá tres días para recuperarse o, al menos, intentar llegar en condiciones de disputar algunos minutos en Valencia.

El cuerpo médico perfumero ha diseñado un tratamiento intensivo para Lyttle que consistirá en fisioterapia, corrientes y medicación relajante. Si con estos cuidados, la poste de Avenida logra llegar a tiempo de jugar en la Fuente de San Luis, lo hará con una protección en su pierna.

Por otro lado, Belinda Snell continúa con su proceso de recuperación del esguince de rodilla que ya le impidió jugar contra Rivas el pasado 18 de diciembre. El lunes y el martes respondió bien, aunque los ejercicios fueron muy suaves, por lo que aún no se puede determinar cómo llegará a Valencia. Ayer probó con desplazamientos laterales y hoy intentará entrenar con el grupo.