Se aferra a la categoría

BUEN RESULTADO PARA LA VUELTA. El Guijuelo consigue un meritorio empate en un partido con muchas alternativas y después de verse 2-0. CLAVE. Tras la expulsión de Brachi, los de Pouso se lanzaron al ataque e incluso rozaron el triunfo
Opta españa /Barcelona

El Guijuelo obtuvo una renta muy positiva en su visita al Espanyol B. El conjunto salmantino logró un meritorio empate a dos en un partido con muchas alternativas. El filial españolista adquirió una cómoda renta en el marcador, pero todo el devenir del choque cambió después de la expulsión del lateral derecho Brachi. Contra diez, los visitantes fueron mejores y consiguieron empatar un partido que, con un poco más de acierto, pudieron ganar.

Empezó con mucha fuerza como es habitual el filial blanquiazul. Los salmantinos se vieron superados claramente por los locales y sufrieron bastante en los compases iniciales. La categoría de Luismi y la velocidad de Tello fueron los principales argumentos ofensivos de los espanyolistas, que merodearon el primer gol.

Sin embargo, el Guijuelo se fue desperezando y asentando sobre el terreno de juego. De hecho, el partido se niveló bastante y la superioridad mostrada por el Espanyol B en los primeros minutos se fue reduciendo notablemente. Justo cuando el partido se encontraba en una fase de mucha igualdad, llegó el primer tanto para los locales. Un error individual y la garra de Luismi permitieron a Sielva colocar un gran balón para que Tai enviara al fondo de las mallas.

El tanto dejó bastante tocado a los visitantes que no mostraron demasiado poder de reacción. Los de Perarnau seguían a un gran ritmo y Tello causó estragos en la defensa salmantina. La fortuna sonrió un poco a los visitantes porque tras una contra muy peligrosa, el juvenil sufrió una rotura muscular. El Espanyol B perdió a uno de sus puntales y el Guijuelo lo aprovechó. Antes del intermedio, dos buenas oportunidades para los salmantinos, que comenzaron a inquietar a Víctor.

El inicio de la segunda fue un calco de la primera. Una falta botada desde el lateral izquierdo a punto estuvo de convertirse en el segundo tanto de los blanquiazules. Parecía que el Espanyol B iba a arrasar, pero sucedió lo contrario. Savall intervino acertadamente para detener una peligrosa incursión de Óscar Martín. En la siguiente acción llegó la primera acción polémica del encuentro al ignorar el árbitro un claro derribo de Savall y Tito sobre el delantero visitante. Jugada de penalti y expulsión que acabó en nada.

Los visitantes continuaron apretando y el Espanyol B sufría, pero de nuevo fue el filial el que estuvo más acertado. Brachi, que causó numerosos problemas a su par, le puso un gran centro a Luismi, que batió a Montero con un gran testarazo. El partido parecía visto para sentencia, pero el rumbo adquirió un rumbo imprevisto.

Pouso arriesgó e introdujo cambios ofensivos en su alineación. La apuesta valiente de los salmantinos acabó teniendo su premio. Brachi, tras un fallo garrafal de Víctor Ibáñez en una salida, interceptó con la mano un remate. El árbitro esta vez sí lo vio y señaló el penalti. Brachi acabó expulsado. El Espanyol B perdió el sitio y basó toda su estrategia en las jugadas de estrategia. Álvaro Vázquez vio cómo el colegiado anulaba una acción clara que podría haber significado el tercer tanto de los pericos. En esta ocasión, compensó. Y, no sólo eso, sino que el Guijuelo aprovechó la siguiente opción que tuvo para lograr el empate.

La defensa blanquiazul, que en la segunda parte estuvo muy imprecisa, no supo despejar un balón y Ubis desvió un remate de Iturralde desde la frontal para lograr el empate. El segundo tanto de los visitantes fue el empujón definitivo que necesitaba el partido, muy vibrante en los compases finales.

El Guijuelo, con uno más, fue mejor y Óscar Martín dispuso de una ocasión clarísima para sentenciar el partido. En el tiempo de añadido fue Marco Rubén el que a punto estuvo de marcar de falta aunque apareció Víctor para rechazar el buen disparo del futbolista salmantino.

Los de Pouso estuvieron contra las cuerdas durante buena parte del partido. Sin embargo, la expulsión de Brachi y la apuesta del técnico en el segundo tiempo acabaron dando sus frutos y el Guijuelo se llevó un resultado muy positivo de cara al encuentro de vuelta.