Se acabaron los 'cubatas' baratos en el Congreso

El león del Congreso

La nueva concesionaria de los restaurantes y cafeterías del Congreso, Eurest, ha decidido subir el precio de los 'gintonics' y demás bebidas de alta graduación, que pasarán a costar algo más de seis euros.

El precio de las bebidas alcohólicas de alta graduación fue objeto de polémica en 2013 al darse a conocer los pliegos de condiciones del concurso para la adjudicación de los servicios de restauración de la Cámara.

Como formaban parte de la carta de precios tasados, las bebidas espirituosas eran más baratas que en el 'mercado libre', con los combinados en torno a los 3,5 euros, pero el revuelo creado llevó al Congreso a modificar las condiciones del contrato en este punto dando libertad a la empresa adjudicataria para fijar el precio de los combinados.

Eurest, la empresa de matriz inglesa que arrebató la gestión al Grupo Cantoblanco --propiedad del presidente de la patronal madrileña CEIM y vicepresidente de la CEOE, Arturo Fernández--, desembarcó el 1 de enero en el Palacio de las Cortes y en sus primeras semanas se centró en actualizar su carta de productos más comunes.

EL MENÚ YA HABÍA SUBIDO

Así, decidió subir el precio del menú diario que se ofrece en los dos autoservicios que hay en el Congreso y que utiliza fundamentalmente el personal que trabaja en la Cámara: antes costaba 8,78 y ha pasado a 9 euros.

En un principio, las bebidas alcohólicas de alta graduación se mantenían como antes pero desde este mes la nueva concesionaria ha decidido hacer uso de su margen de maniobra y ha subido sus precios para acercarlos a los del mercado. Así, cobrará algo más de seis euros por los gintonics y demás combinados, casi el doble del precio de hace un año.