Óscar Sánchez: "Que la igualdad ante la ley sea hoy una quimera muestra el fracaso del PP-PSOE"

Desde UPyD critican la reforma de la Constitución y la situación actual de la Carta Magna
En el Día de la Constitución, desde UPyD han criticado la reforma constitucional y la situación actual de la Carta Magna. En este sentido, aseguran que "más allá de esa reforma exprés del pasado agosto, la Constitución de 1978 ha sido reformada por la puerta de atrás; no a través de los cauces previstos para su modificación, sino mediante Estatutos de Autonomía que han dejado en papel mojado principios constitucionales básicos".

Así, Unión Progreso y Democracia lamenta el incumplimiento de numerosos artículos. Entre otros, el artículo 14 de la Carta Magna, que proclama: “Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”. Para el portavoz de UPyD en Salamanca, Óscar Sánchez Alonso, “que incluso el artículo 14 sea hoy una quimera evidencia el estrepitoso fracaso del PP-PSOE. Ambas fuerzas mayoritarias han dispuesto de muchos años para dar vigor a un principio democrático tan fundamental. Sin embargo, en vez de haberse afianzado el precepto, venimos asistiendo a su progresivo deterioro”.

En este sentido, el portavoz salmantinco critica que "dependiendo del lugar de residencia, por ejemplo, se tendrá acceso a unas u otras prestaciones sociales, sanitarias o educativas. Tratamiento discriminatorio también observable, por supuesto, en el derecho al voto: en función del sitio donde se vote y en función del partido elegido, el voto de las personas vale de forma diferente".

Asimismo, afirman que los 17 modelos educativos "menoscaban también la igualdad de oportunidades para nuestros jóvenes. Esa disparidad de modelos ha acabado mermando la calidad en la educación, como ha acabado dificultando la libre circulación de alumnos y profesores". Para UPyD, algo equivalente sucede con los modelos sanitarios, donde los calendarios de vacunación no son algo compartido, "y así sucesivamente con temas como la financiación, la gestión del territorio, la lengua en las comunidades bilingües o el acceso al agua y los recursos naturales".

Sánchez Alonso concluye: “Es curioso que algunos digan celebrar la Constitución cuando han consentido su flagrante incumplimiento. Para que la letra y el espíritu de la Constitución
estén vigentes se requieren reformas estructurales que el bipartidismo –como ha demostrado- no desea afrontar”.