Santa Marta y otros 14 municipios eluden la prórroga del 'catastrazo' con la revisión de valoraciones

Continúa el descenso en hipotecas de viviendas

El Catastro ha revisado el valor de los inmuebles con el que se calcula el IBI y los que estrenan bases en 2014 no tendrán que asumir la subida del IBI que hizo el Gobierno. La contribución subirá para ellos, pero progresivamente durante los diez próximos años.

LA CAPITAL ESPERA SU HORA

 

Salamanca es una de las localidades de la provincia con una valoración catastral más veterana. La que rige actualmente para la capital data de 1996, una veteranía que complica su revisión: en 2011 el Ayuntamiento se planteó el cambio, pero finalmente no se llevó a cabo.

Ante la necesidad de acompasar el valor actual con el de mercado, los propietarios de inmuebles en la capital se 'comerían' casi 20 años en los que el precio de la vivienda se ha disparado. Respetando la relación de 50% entre valor catastral y precio de mercado, muchos inmuebles registrarían un fuerte ascenso de la valoración que se usa para calcular el IBI.

Un cambio en el valor catastral en la capital tendría que ir acompañado de una bajada de tipos para evitar que el recibo se disparase porque el IBI se ha estado 'actualizando' a base de subir los gravámenes. Una medida mucho más injusta que revisar valores cada diez años, como recomienda el Catastro.

Miles de propietarios de inmuebles de 15 municipios salmantinos habrán recibido en las últimas semanas una carta de la Dirección General del Catastro con el nuevo valor de su vivienda. Una información que implica un cambio en el IBI que pagarán a partir del próximo día 1 de enero y que aumentará lo que pagan durante los próximos diez años. Pero de entrada, muchos de ellos se librarán del efecto del 'catastrazo', la subida por decreto aprobada por el Gobierno en 2012 y del que están exentas las localidades que se han sometido a una nueva valoración.

 

El origen del cambio está en la actualización de los valores catastrales, una de las partes de la fórmula para calcular el IBI. Se trata del valor que se le da a nuestro inmueble y que marca lo que tendremos que pagar de contribución, a partir de la aplicación de unos gravámenes. Lo normal es que el IBI varíe cada año con la modificación de los gravámenes, pero cada cierto tiempo hay que actualizar el valor catastral de los inmuebles.

 

Según la normativa, esto hay que hacerlo cuando el valor declarado para calcular el IBI está por debajo del 50% de lo que marcan los informes sobre el valor de mercado de los inmuebles. La burbuja inmobiliaria ha disparado la cotización de las propiedades inmobiliarias en muchas localidades que, además, no revisaban sus valores desde hacía muchos años. En teoría, no pueden estar sin tocar más de 10 años, pero muchos municipios lo hacen.

 

En el caso de Salamanca, hay localidades que no revisan sus valores desde 1987 y la propia capital tiene una valoración catastral que data de 1996. El problema es que, al actualizar el valor para acompasarlo a la actualidad, los propietarios tendrán que asumir toda la escalada de precios del 'boom' inmobiliario, por más que los precios de mercado lleven cinco años de caída: en la capital habría que repercutir casi 15 años de aumento del precio de la vivienda.

 

Para 2014, un total de 15 municipios de la provincia se ha sometido a una ponencia de valoración, el instrumento con el que el catastro revisa este valor. El más importante es Santa Marta, con un importante peso poblacional e inmobiliario por su cercanía a la capital. Para los vecinos de Santa Marta, el cambio va a traer una subida del IBI, pero va a ser diferida. Según fuentes consultadas, la contribución de 2014 (que empezará a generarse dentro de un mes) será algo más baja que la actual porque la subida que implica el aumento de valoración catastral se reparte en diez ejercicios. Para paliarla, también se ha reducido el gravamen del 0,60 al 0,44%. Pero sí, la subida existe, y aunque su efecto será paulatino se hará patente en el futuro.

 

Pero lo más positivo es que esto les va a permitir esquivar el 'catastrazo', la medida que tomó el Gobierno hace dos años para subir el IBI. En principio, estaba previsto solo para los ejercicios 2012 y 2013, pero se prorrogará, al menos, durante 2014. Por normativa, los municipios que se someten a una revisión catastral quedan al margen de esa subida del IBI, que oscila entre el 4 y el 10% anual.