Santa María la Real y Cajamar reúnen en una guía el románico "tardío y rural" en Valladolid

Presentación de la Guía del Románico de Valladolid

La Fundación Santa María la Real y Cajamar han presentado la guía del Románico correspondiente a la provincia de Valladolid, que  muestra un "conjunto singular" de edificios que quizás en su momento han tenido "escaso protagonismo" por ser ubicados en un estilo "tardío y rural como si fuera algo negativo".

Hernando ha presentado esta nueva guía acompañado por el director de la Fundación Santa María la Real, Juan Carlos Prieto Vielba, y el director de Relaciones Institucionales de Cajamar, Teodoro Hernández; quien ha subrayado que con esta edición se busca "atraer más turistas" a las zonas de interior.

 

Después de las ya publicadas guías de las provincias de Palencia, Burgos, León, Zamora y Soria así como otra que reúne los principales pórticos románicos de la región, llega ahora el momento de la provincia vallisoletana con casi 90 testimonios románicos dispersos por la provincia, con la intención de "contribuir a su mejor promoción y difusión".

 

José Luis Hernando ha aseverado que posiblemente estas muestras artísticas "nunca recibieron el aval de suficiencia" o incluso "no fueron atendidas con suficiente celo por los investigadores" al ser tildadas en muchas ocasiones de "tardías y rurales como su fuera algo malo". Todo ello, ha recalcado, se revela como "injusto" al observar un "nutrido lote" de edificios de gran interés.

 

Sí que considera cierto Hernando que el románico de la provincia de Valladolid tuvo un "menor esplendor" que el de otras provincias como Palencia o León, pero aún así se conservan conjuntos llamativos como la iglesia de la Anunciada de Urueña o la ermita de San Juan en Arroyo de la Encomienda.

 

Además, se recogen otros grandes conjuntos monásticos que presentan algunas representaciones del románico si bien posteriormente fueron culminados de acuerdo con artes más enmarcadas en corrientes posteriores, como los de Santa María en Valbuena de Duero, el de La Santa Espina en Castromonte o el de Santa María de Retuerta en Sardón de Duero y otros que apenas han llegado a nuestros días como el de Santa María de Matallana en Villalba de los Alcores, el Monasterio de Nuestra Señora de la Armedilla en Cogeces del Monte o el de Santa María de Palazuelos en Corcos del Valle", apunta el autor del libro José Luis Hernando Garrido.