Sanidad tiene que visar a mano 2.000 recetas al día por la avería el lunes del sistema informático

Medicamentos en una farmacia.

El sistema informático que permite la gestión de determinadas recetas se vuelve a caer y obliga a visar a mano. Sólo el martes, 2.000 se visaron en la inspección de Sacyl. La avería obliga a los pacientes de toda la provincia a desplazarse a Salamanca para sellar sus recetas.

Un fallo en el sistema informático que permite el visado electrónico de recetas ha colapsado este servicio y ha obligado a sellar a mano cerca de 2.000 recetas desde este lunes. Pero lo más grave es que, al estar averiado, hay que volver al anterior sistema lo que obliga a los pacientes a acudir a recoger las recetas para poder retirar medicamentos para tratamientos especialmente sensibles porque son medicinas de acceso controlado o por la participación de los usuarios en el pago.

 

Según ha podido saber TRIBUNA, el programa de verificación electrónica de recetas lleva semanas dando problemas y, finalmente, este lunes se ha caído de manera definitiva. Esto ha obligado al personal de la inspección de Sacyl a volver a sellar a mano las recetas. Esto ha ralentizado no solo el funcionamiento de los centros de salud, que no han podido seguir el procedimiento habitual, sino que ha impedido que muchos pacientes dispongan de sus medicamentos en el plazo de 24 horas que se había establecido con el nuevo programa y que tengan que volver a desplazarse lejos de sus centros de salud a buscarlos.

 

Esto es algo que se había desterrado desde marzo de 2013 con la adopción de este nuevo programa informático. Hasta entonces, cada gerencia de salud tenía designado un lugar donde se procedía al sellado de determinadas recetas. El visado está reservado para medicamentos de diagnóstico hospitalario, pañales para la incontinencia urinaria, vacunas y todo tipo de tratamientos y medicamentos con un tratamiento administrativo especial por su precio o limitado acceso. Por ello, además de la receta del médico necesitan un informe y pasar por la inspección de Sacyl.

 

Hasta marzo de 2013 eso se hacía de manera manual y obligaba a los pacientes a desplazarse desde cualquier lugar de la provincia a la capital a buscar sus visados y poder comprar los medicamentos. Con el cambio al sistema informático se eliminó el desplazamiento porque el médico de Atención Primaria recibía el visado electrónico en 24 horas y los pacientes lo recibían de su propio médico en la consulta correspondiente.

 

Sin embargo, desde su instalación este programa ha dado constantes problemas, al parecer, por su incompatibilidad con Medora, el sistema informático de gestión de citas y recetas. Este programa también se avería con frecuencia y son muchas las ocasiones en las que los facultativos se ven obligados a gestionar citas y recetas convencionales a mano, lo que complica después su introducción en el programa informático para que conste en el historial de los pacientes. Desde este lunes la avería del gestor de visados es total y ha obligado a volver más de un año y medio atrás, con la dificultad de que entonces existía personal y un lugar para gestionar este trámite y ahora no, con lo que se está dificultando la labor de los profesionales en los centros de salud.

 

Hasta que funcionó, se ha considerado que el sistema de visados era una gran ventaja "porque evitabas al paciente tener que ir al centro de salud o al lugar que fuese, en el medio rural, tener que desplazarse a inspección a Salamanca para que se lo visara". En ese caso se lo podía hacer el médico de Atención Primaria por vía telemática, "la petición de visado, y a las pocas horas, el inspector lo autorizaba o no", es decir, que ha sido un gran avance, "mientras ha funcionado bien" comentan fuentes consultadas por TRIBUNA.