Sanidad registra más de 23.600 consultas sobre polen en Salamanca

El número de SMS enviados a los ciudadanos que se han dado de alta en este servicio, con 116.401 en la provincia.

La Consejería de Sanidad, a través de las estaciones de medición que conforman el Registro Aerobiológico de Castilla y León (Racyl), envió a lo largo de 2014 un total de 207.763 mensajes de texto a móviles (SMS) con información sobre niveles de polen y recibió 78.645 consultas sobre la materia en el Portal de Salud de la Junta (http://www.salud.jcyl.es/polen).

  

El número de SMS enviados a los ciudadanos que se han dado de alta en este servicio --al que se puede acceder mediante un SMS al 215295-- se ha incrementado con respecto al año anterior en 12.295 mensajes, un 6,3 por ciento más.

  

En este caso, tres de las 13 estaciones de medición de polen de la Comunidad --en las que se han identificado a lo largo de 2014 unos 55 tipos polínicos-- acaparan la mayoría de consultas que se han realizado sobre los niveles de pólenes a través de estos mensajes, ya que entre Valladolid, León y Salamanca acumularon 116.401 SMS.

  

En concreto, la estación que más consultas ha registrado es la de Valladolid, con 48.750 SMS enviados, seguida de León con 43.978, Salamanca con 23.673, Burgos con 18.605 y Segovia, con 16.379.

  

Por detrás se han situado las estaciones de Palencia (9.324), Ávila (8.776), Soria (7.999), Ponferrada (6.966), Béjar (4.909), Arenas de San Pedro (3.024) y Miranda de Ebro (2.682).

  

Por lo que se refiere a las consultas sobre polen en la web, el pasado ejercicio es registró una bajada de alrededor de un 25 por ciento, al pasar de 104.898 consultas a 78.645, según han informado a Europa Press fuentes de la Consejería de Sanidad.

  

La Junta de Castilla y León lleva a cabo esta información aerobiológica en relación con las alergias polínicas gracias al Racyl y su Comisión de Asesoramiento.

 

ASESORAMIENTO MULTIDISCIPLINAR

  

Este órgano colegiado con la participación de responsables y técnicos de Salud Pública, alergólogos y otros profesionales sanitarios de hospitales de la Comunidad, representantes de la Sociedad Castellana y Leonesa de Alergología e Inmunología Clínica y especialistas de la Facultad de Ciencias Biológicas y Ambientales de la Universidad de León, con quien el Gobierno castellano y leonés mantiene un convenio de colaboración para el estudio y análisis semanal de las concentraciones polínicas a través de la Red vigilancia, control e información sobre pólenes.

  

Además, durante el pasado año se firmó un convenio de servicio con el Comité de Aerobiología de la Sociedad Española de Alergología, con el fin de buscar otras fuentes de financiación que completen las necesidades económicas.

  

Los ciudadanos pueden obtener información sobre el polen en el Portal de Salud, en un apartado denominado 'Nvieles de polen y alergia', donde se encuentran contenidos como 'Niveles de polen y previsión' y 'Mapas de previsiones de niveles de polen para el fin de semana'. Esta información se completa con la que se ofrece a través de SMS desde 2009.

  

Las estimaciones en Castilla y León hablan de que hasta un 30 por ciento podría sufrir alergias, de las que entre un 20 y un 25 por ciento tienen relación con el polen, dato que pone de manifiesto la importancia asistencial de este problema y que se confirma en el hecho de que entorno al 5 por ciento de las consultas de Atención Primaria se deben a procesos alérgicos.

  

En este sentido, el Registro Aerobiológico de Castilla y León, apoyado en el sistema de vigilancia, control e información sobre concentraciones polínicas, recopila los datos aerobiológicos; elabora y difunde información sobre previsiones polínicas; da a conocer la incidencia y la distribución de los pólenes en la atmósfera en función de variables geográficas, estacionales y climáticas; colabora en el desarrollo de estudios epidemiológicos que contribuyan a identificar las circunstancias de mayor riesgo y permitan establecer patrones clínico-epidemiológicos para las alergias.

  

Además, apoya la planificación y la evaluación de actividades preventivas y asistenciales; investiga en patologías relacionadas con las alergias al polen; e incorpora datos de otros alergénicos presentes en la atmosfera, especialmente esporas fúngicas y otras particular procedentes de vegetales.