Sanidad reducirá en un 59% las inversiones, un "sacrificio necesario" para "pagar la nómina"

El hospital de Salamancacontará con dos aceleradores lineales

El consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, ha anunciado un recorte del capítulo de inversiones en el Presupuesto para su departamento en un 59 por ciento para el ejercicio 2012, un "sacrificio selectivo y necesario" que tiene como objetivo "mantener el núcleo de la atención a la salud", pues ha sido preciso "decidir entre pagar la nómina de los profesionales y asegurar la asistencia de los centros, o realizar inversiones importantes".

Durante su intervención ante la Comisión de Hacienda de las Cortes regionales, Sáez Aguado ha reconocido que, de acuerdo con ello, se ralentizarán las obras de reforma de los hospitales Clínico de Valladolid, de Salamanca, de Benavente (Zamora), el Santiago Apóstol de Miranda de Ebro (Burgos) y el Provincial de Zamora.

No obstante, ha puntualizado que, pese a estos ajustes, está prevista la apertura del Centro de Salud y Especialidades de Astorga (León), así como finalizar y equipar los de Mombuey (Zamora) y Babia (León); la licitación de las obras en el Centro de Salud de Lerma (Burgos), y la puesta en funcionamiento del nuevo Hospital de Burgos.

En cuanto a las inversiones en "alta tecnología", el consejero ha dado a conocer la adquisición de una resonancia magnética para el Complejo Asistencial de León, dos aceleradores lineales para Salamanca y el Clínico de Valladolid, un TAC simulador para Salamanca, un TAC para Benavente y "cantidades globales" para la reposición del equipamiento.