Sanidad rebajará gastos en contratos y compras y abordará con los sindicatos iniciativas sobre recursos humanos

"Gran parte del ajuste" se centrará en la factura de medicamentos a través de recetas
El consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, ha asegurado que su departamento conseguirá la rebaja del 5,34 por ciento (hasta 3.237 millones) en el Presupuesto General de la Comunidad (PGC) con la disminución del gasto en algunos contratos como limpieza o seguridad, un menor coste de las compras de medicamentos o adquisiciones de material, pero además ha señalado que habrá "otras iniciativas" que se verán con las organizaciones sindicales en lo que respecta a recursos humanos.

Sáez Aguado, que ha presentado este martes la campaña de vacunación contra la gripe, ha puesto como ejemplo del ahorro el que se ha producido precisamente con la compra de estas vacunas --gripe y neumococo--, que es de un 35 por ciento en los últimos dos años (de 4,4 a 2,9 millones de euros), gracias a la eficacia en la gestión, con la compra centralizada.

Tras poner este ejemplo, ha asegurado que la adaptación a un escenario "muy crítico" tiene una parte "fundamental" en las medidas en la política farmacéutica, ya que se calcula que habrá una diferencia de ahorro de 100 millones de euros en el próximo presupuesto frente al de 2012.

El consejero ha explicado que "gran parte del ajuste" se centrará en la factura de medicamentos a través de recetas, ya que el próximo año tendrán efecto durante todo el ejercicio medidas como la bajada de los precios (tras establecerse los precios de referencia), la exclusión de algunos medicamentos de la cartera o la aportación del usuario.

Además, Sáez Aguado ha insistido en que se seguirá trabajando en una gestión más adecuada de las adquisiciones, para lo que se intenta que el Ministerio active la compra centralizada en los medicamentos para hospitales y otros productos.

De esta forma, calcula que sólo con la reducción de compras y adquisiciones se lograría asumir el 3 por ciento de la rebaja del presupuesto, a lo que se suman los 100 millones de ahorro en factura farmacéutica, lo que permitiría acercarse al 5 por ciento.

Otro de los aspectos que permitirá rebajas es la realización de "ajustes" en algunos contratos del sector privado, por ejemplo limpieza y seguridad, en los que se puede reducir una media del 10 por ciento. Al mismo tiempo, el consejero ha recordado que hay más de 1,5 millones de metros cuadrados de superficie a limpiar y muchos centros que requieren seguridad y otros mantenimiento, pero ha aclarado que estas reducciones no tendrán efecto en la calidad de la asistencia.

"INICIATIVAS" EN RECURSOS HUMANOS
Finalmente, ha dicho Sáez Aguado, habrá otras "iniciativas" que se verán con las organizaciones sindicales en lo que respecta a recursos humanos.

Aunque el consejero no ha concretado a qué se referirán estas medidas, ha insistido en buscar la eficiencia y ha puesto como ejemplo el hecho de que en verano, tradicionalmente y que es progresivamente asumido, hay una baja ocupación hospitalaria y se tienen menores necesidades de contratación.

A este respecto ha señalado que la media de ocupación de camas en hospitales el pasado año fue de un 74 por ciento, con lo que hubo un 26 por ciento sin utilizar, por lo que hay que gestionar "adecuadamente" la situación y actuarán en este sentido. Por el contrario, ha explicado que en pocas semanas habrá que usar un cien por cien de camas, pero en febrero bajará la ocupación, por ejemplo, lo que requiere una gestión.

Antonio María Sáez Aguado ha reconocido que no le gustan los presupuestos, que hubiera preferido otros, pero a pesar de ello ha incidido en que la Sanidad "sigue ganando peso" en el conjunto de los PGC si se excluyen los gastos financieros y el pago de deuda.

Así, ha explicado que frente al 43,7 por ciento de los recursos disponibles por consejerías que suponía en las cuentas de 2012, si se aprueban los Presupuestos para el próximo año se alcanzará el 44,08 por ciento.

El titular castellanoleonés de Sanidad ha recordado que de esta forma se trata de contribuir a reducir los niveles de déficit, una obligación de los gobiernos. "Podemos hacerlo sin reducir prestaciones ni calidad", ha dicho Sáez Aguado, quien también ha añadido que se trata de que los ciudadanos acudan al médico o al hospital y no noten las reducciones presupuestarias.